En el transcurso de la vida, es muy probable que se presenten buenos y malos momentos en nuestras finanzas. Para enfrentarlos, existen alternativas que deben aplicarse con responsabilidad para no caer en una crisis.

Si se necesita un préstamo por una cantidad importante, una opción viable es hipotecar una casa. En términos simples, se trata de dejar la propiedad como garantía de pago en la solicitud de un financiamiento ante un banco.

Así, al hipotecar una casa, es factible que se obtenga un crédito por un monto elevado, pero, ojo, se escucha fácil pero se trata de un proceso que tiene su complejidad y se debe de cumplir con ciertos requisitos.

Buen historial, la llave

Antes de entrar al detalle de los requisitos que necesitas para hipotecar tu casa, un factor muy importante que debes considerar es tu desempeño en el Buró de Crédito. Si a lo largo de tu vida financiera no has tenido problemas con tus préstamos y has liquidado las deudas en tiempo, es muy probable que apliques para una hipoteca. 

En caso contrario, si tu historial es negativo y dejaste de pagar tus compromisos financieros, esto te limitará a que obtengas la hipoteca que andas buscando.

Considera la importancia de tener un buen historial crediticio, ya que es la llave para obtener cualquier préstamo que necesites. En el caso de la hipoteca, de una casa, se vuelve mucho más determinante ya que las instituciones financieras te pueden otorgar hasta 80% del valor del inmueble.

Te puede interesar: ¿Es posible cancelación de hipoteca

Los requisitos para hipotecar una casa

Al iniciar el trámite para hipotecar tu casa, un factor determinante será la edad, ya que el rango aceptado por las instituciones financieras va de 18 a 64 años.

En segundo lugar pero no menos importante, deberás comprobar ingresos suficientes para costear el crédito, ante lo cual ter solicitarán comprobantes de pago, regularmente recibos de nómina, con una antigüedad no mayor a 6 meses.

Si no cuentas con un empleo fijo, es factible que las instituciones financieras te soliciten los más recientes movimientos bancarios, así como documentación extra que muestre tu desempeño financiero.

Obviamente, se te pedirá la documentación de la propiedad totalmente en orden. En este punto, debes considerar que debe estar libre de otra hipoteca o cualquier tipo de deuda y debe contar con las escrituras correspondientes.

De manera adicional se te pedirá acreditar cuánto tiempo tienes en tu trabajo actual así como los años que llevas viviendo en la propiedad.

¡A apretarse el cinturón!

Si cumples con todos los requisitos para hipotecar  tu casa, toma en cuenta que la deuda que adquirirás con el banco puede prolongarse por años. En ese sentido, deberás ser muy disciplinado para no atrasarte en pagos y mantener un control impecable en tus finanzas personales.

Considera también que es muy probable que el banco que te autorice la hipoteca analice también tu capacidad de ahorro, como un elemento adicional para conocer qué tan constante eres en el corto y mediano plazo después de contraer un compromiso financiero de gran tamaño.

Al adquirir un compromiso de este tipo, debes evaluar también que quedará limitada tu capacidad de endeudamiento, con lo que es muy probable que a partir de firmar el contrato tengas que evitar pasarte del límite en tus tarjetas y que sea más complicado que te aprueben créditos adicionales.

Recuerda la fórmula de éxito del deudor. Los pagos no deben de rebasar 30% de sus ingresos. En caso contrario, ya se tiene un problema de sobreendeudamiento.

Toma en cuenta que comprometerse a una deuda del tamaño de una hipoteca es una decisión que debes analizar con mucho detenimiento en conjunto con tu familia. Al final de cuentas estás dejando como garantía un patrimonio que seguramente te ha costado años de trabajo.

Te recomendamos: Te explicamos todo sobre la hipoteca. 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *