Si tienes en mente adquirir una vivienda en un futuro no muy lejano, es conveniente que empieces a familiarizarte con algunos términos financieros que te evitarán confusiones y harán mucho más fácil la compra de tu casa o departamento. 

Para aquellas personas que en este momento ya se encuentran pagando una propiedad, conviene también aclarar algunos aspectos del crédito que tienen contratado, con el objetivo de evitar cualquier contratiempo que pueda afectar sus bolsillos.

Recuerda que la adquisición de tu casa es una de las decisiones financieras más importantes de tu vida, con lo que no debes tomarlo a la ligera y no está de más tener claridad en los términos y características que implica un compromiso de este tamaño.

Te recomendamos: ¿Es bueno hacer una cancelación de hipoteca

Diferencias entre crédito hipotecario e hipoteca

Muchas personas tienen la idea de que se trata de lo mismo; sin embargo, se trata de dos términos distintos. En términos simples, el crédito hipotecario lo realiza regularmente un banco, que cobra mes a mes una cantidad determinada y tiene una duración, dependiendo de la institución donde se contrató, de 5, 10, 15 o 20 años.

Debido a que el crédito hipotecario es en la mayoría de los casos por montos elevados, el banco que realizó el préstamo tiene que tener una garantía con la que pueda recuperar el dinero en que caso de que su cliente deje de pagar.

Así, la hipoteca de una casa es la garantía que el comprador y la institución financiera acuerdan a partir de un contrato en caso de que, por alguna desafortunada circunstancia, se incumpla en los pagos del inmueble.

En términos prácticos, la hipoteca es el respaldo con el que cuenta el banco en caso de que el usuario a quien le dio un préstamo deje de pagarle. Si esto ocurre, la firma tiene derecho por ley a quedarse con la propiedad.

La garantía

Como habrás notado, el crédito hipotecario y la hipoteca de una casa son dos términos que están enlazados en el proceso de compra de una propiedad a partir de financiamiento. A la par, existen otros casos, donde, por complicaciones financieras, el dueño de una vivienda se vea en la necesidad de solicitar algún préstamo. Para esto, puede ofrecer como garantía al banco su propia casa. A esto se le llama hipotecar la propiedad.

Esta opción es muy común en créditos muy elevados donde la institución financiera que realizará el préstamo busque cubrirse en caso de que dejen de pagarle. Se trata de un proceso legal delicado y representa que una persona se compromete a cumplir con la totalidad de un préstamo, de lo contrario el banco podrá tomar su patrimonio para cobrarse.

¡Cuidado con las hipotecas!

Al tratarse de cantidades de dinero muy grandes, ya sea al contratar un crédito hipotecario o hipotecar una casa, se debe tener mucha cautela con echarse a la espalda un compromiso de este tamaño. Recuerda que estamos hablando que por lo menos 5 años deberás de pagar mensualmente a un banco una cantidad determinada, con lo que debes estar seguro que cuentas con la capacidad económica.

En tanto, si necesitas un préstamo muy grande, tienes la posibilidad de hipotecar tu casa, sin embargo, se trata de una decisión que debe analizarse con mucho cuidado ya que estás dejando como garantía tu vivienda y si por alguna razón dejas de pagar es altamente probable que la pierdas.

Te puede interesar: ¿Cómo hacer una cancelación de hipoteca

La hipoteca es un de las decisiones financieras más delicadas que existen, con lo que te recomendamos asesorarte con especialistas y no creer en ninguna fórmula mágica que te ofrezca soluciones sencillas si quiere comprar un casa o hipotecar alguna propiedad. Es muy importante que seas consciente de tu capacidad de pago y si en este momento no puedes comprometerte a pagar cantidades importantes por varios años, quizá valga la pena esperar un poco más para dar un paso de este tamaño en tu vida financiera.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *