Las tarjetas de crédito son un instrumento financiero muy utilizado por las familias. Sin embargo, como con cualquier otro producto de esta índole, si se deja de pagar, el banco que la otorga podría recurrir al embargo para reclamar el saldo pendiente. 

Como es sabido, la figura del embargo se encuentra reconocida en la legislación mexicana como una opción para que los acreedores puedan exigir la satisfacción de una deuda. No obstante, será necesario que la institución a la que le debemos interponga una demanda

Por otro lado, si bien es cierto que es un mecanismo del que se puede echar mano, el embargo es utilizado como el último recurso de las instituciones financieras. Antes de optar por este instrumento, buscarán agotar todas las formas de mediación para llegar a un acuerdo y cancelar la deuda. 

En tal sentido, es importante decir que el que un banco decida iniciar una demanda de embargo también dependerá de cada caso. Y es que, por ejemplo, en montos de deuda que considere pequeños, el banco buscaría negociar con el deudor para finiquitar el saldo pendiente, puesto que iniciar un juicio implica inversión y tiempo, algo que muchas instituciones prefieren evitar.  

Ojo. En este punto, el banco también podría contemplar vender el crédito a otra institución para que sea la encargada de dar seguimiento y recuperar el monto prestado. Este hecho ya implica otras circunstancias

¿Puede haber un juicio por deuda tarjeta de crédito? 

Sí, pero son muy pocos los casos que procede. Ya que el banco lo que quiere es recuperar el dinero, no gastar en un juicio que le dejará menos ganancias, por lo que en los casos de tarjeta de crédito las probabilidades de que exista un juicio son menores. 

Sin embargo, si se tiene un crédito hipotecario: es probable que sí se presente un juicio, porque son cantidades mayores y está en juego una casa. Por lo que, muchas veces los bancos y financieras prefieren invertir en este tipo de deudas, en lugar de una de tarjeta de crédito. 

¿Un embargo en mi contra? Cómo saberlo 

En dado caso que el acreedor decida recurrir a la cobranza judicial, la autoridad será la encargada de notificar en tu domicilio la querella en cuestión. Ninguna otra persona, ni despachos de cobranza, están facultados para eso. Por ello, si te amenazan con embargo toma en cuenta esto para que no te intimiden. 

Es importante saber que el embargo de bienes es una acción que deriva de la decisión de un juez. Para llegar a este punto, el acreedor tiene que iniciar lo que se conoce como Juicio Ejecutivo Mercantil.

A través de este procedimiento, el acreedor presenta al juzgador lo que el artículo 61 de la Ley de Instituciones de Crédito reconoce como Títulos Ejecutivos, es decir, documentos que demuestran que entre las partes hay un compromiso de pago que no se cumplió. Entre otros, se reconoce a los contratos, pólizas, e incluso estados de cuenta como Títulos Ejecutivos. 

Una vez que el juez acepta la demanda, abre la posibilidad que el demandado pueda defenderse, esto mediante la presentación de pruebas que indiquen que ya hay un pago. De lo contrario, la autoridad asistirá al acreedor y exigirá el pago pendiente. 

En una primera instancia, el juzgador girará un requerimiento de pago. De no atenderse, entonces sí, procederá a la ejecución de embargo

Paga a tiempo y deja de preocuparte por embargos 

Si bien las tarjetas de crédito son una herramienta muy oportuna, su uso correcto evitará muchos dolores de cabeza a las familias. 

Lo importante con este tipo de instrumentos que ofrecen un crédito revolvente es mantener el control y vigilar muy bien la capacidad de endeudamiento. Gastar más de lo que puedes implica poner en riesgo tu salud financiera y correr el peligro de caer en impago. Recuerda, la tarjeta de crédito no es dinero extra.

Ahora que, si te encuentras en una situación complicada, que te impide seguir haciendo frente a los gastos que has realizado con tu tarjeta de crédito, lo mejor es buscar alternativas de pago, pues en instrumentos como este, los intereses no paran. 

Si te encuentras en una situación que te impide cumplir con los pagos, una reparadora de crédito podría ser la solución para ti. Este tipo de entidades se encargan de renegociar tus deudas con el banco, al tiempo de ayudarte a generar un plan de ahorro que se adapta a tus necesidades, esto en aras de contar con los recursos y liquidar la deuda que tienes encima. 

¿Cómo evitar los embargos por deudas de tarjetas de crédito? 

No existe una guía exacta, pero lo mejor es ponerte al corriente. ¿Llevas un mes o dos de atrasos? ¡Paga más del mínimo! Lograrás un avance mayor, de lo contrario si tienes un acumulable, no saldrás de ese hoyo financiero. Si tienes deudas que tienen cuentas muy grandes, te recomendamos utilizar la figura de una reparadora de crédito. 

Este tipo de empresas negocian tu deuda con el banco o departamental con quien la tengas, luego evalúan si es posible liquidar con un descuento o no. Este proceso es largo, ya que el banco o financiera no cederá tan fácil, por lo que su programa consiste en un plan de ahorro. 

 

Liquidar tu deuda con tus propios recursos, mientras la reparadora negocia con tu banco, ya que no es un proceso sencillo y las dos partes deben trabajar para que se logre el pago. Cabe aclarar, que las figuras de las reparadoras de crédito solo llevan 10 años en el mercado, pero en Estados Unidos de América son parte de la vida cotidiana de cada deudor.

Lo mejor que puedes hacer para evitar deudas, es crear un fondo de ahorro con tu sueldo de cada mes. Ahorrar el 10 % de éste, el 50 % debe ir destinado a gastos diarios: transporte, comida, accesorios de limpieza, deudas, etc. El 40 % para tus necesidades o entretenimiento. 

 

Al ahorrar el 10 %, tendrás un fondo de ahorro que te hará salir de apuros: algún accidente, o un sobregiro de tu tarjeta de crédito. Incluso para prestarle a algún amigo que tiene problemas económicos. Pero, si ya estás en apuros, sal lo más pronto de ellos para que vuelvas a ser sujeto a crédito. 

 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *