¿Cómo negociar una deuda?

Equipo Editorial Fincompara

Equipo Editorial Fincompara

¿Tuviste un imprevisto, un accidente, una enfermedad o simplemente te quedaste sin empleo, dejaste de pagar un crédito que tenías y los intereses han llevado tu deuda a las nubes? No te preocupes, aunque el panorama sea gris, aún existe solución. 

Lo único que debes hacer es aceptar que tienes una deuda, tener disciplina financiera y acercarte a un experto en reparación de créditos, como por ejemplo: resuelvetudeuda.com o curadeuda.com 

Ambas empresas son referentes del sector, la primera fue fundada en 2009, mientras que la segunda en 2011, por lo que sus años en el mercado las respaldan. 

Las dos tienen sus propias maneras de operar; sin embargo, negociar una deuda a través de alguna de ellas te puedo ayudar a obtener una condonación en tu adeudo de hasta 70 por ciento. 

Es decir, si por ejemplo, le debes a alguna institución financiera un total de 100 mil pesos, estas empresas pueden lograr que pagues sólo 30 mil pesos. 

Cualquier persona que tenga un adeudo es candidata a recibir un descuento; sin embargo, antes de llegar a estas instancias, lo que recomienda cualquier experto es que trates de mantenerte al día en tus pagos. 

Lo anterior, además de tener una vida financieramente sana, te ayudará a construir el camino para volver a tener un historial positivo en burodecrédito.com, lo que a la larga será benéfico para que obtengas créditos a menores tasas y de mayores montos. 

Te puede interesar: ¿Sabes qué tipos de deuda tienes? 

Paso a paso para salir de deudas

Si sabes que tienes un adeudo, lo peor que puedes hacer es negarlo esconderte, pues para que te hayan dado ese préstamo debiste haber firmado un contrato, lo que es posible que derive en una demanda que en el peor de los casos llegará hasta el embargo de tus bienes. 

Por lo anterior, lo que te recomendamos es que atiendas la solicitud y las recomendaciones de quien te está requiriendo el pago.

Dicha instancia puede ser una institución financiera o hasta una tienda departamental en la que hayas hecho compras. Que no te sorprenda si no lo hacen ellos directamente, pues en muchas ocasiones tienen contratados despachos de cobranza.  

El siguiente paso es analizar tus opciones. Si estás endeudado es por una razón, así que seguramente no vas a tener el dinero necesario para saldar la deuda. Ahí es donde debes buscar alternativas. 

Aquí es donde entra tu labor de investigación, acércate a una empresa especializada en reparar deudas, pero no te vayas con la primera, y menos si te ofrece desaparecer tu deuda como por arte de magia y te pide un adelanto. Será un fraude.  

Al indagar seguramente te encontrarás con un par de opciones con recomendaciones de usuarios y direcciones bien establecidas como Resuelve tu Deuda y Cura Deuda.

Te recomendamos ¿Conoces los tipos de deudas

¿Qué hacen las reparadoras de crédito

Estas dos compañías son especialistas en negociar con las instituciones financieras, por lo que primero hablarán contigo para conocer tu perfil financiero, y luego irán con la entidad a la que le debes para llegar a un acuerdo de pago. 

Si no hay inconvenientes, estas reparadoras te conseguirán una importante reducción rn tu deuda, monto que irás pagando en mensualidades dependiendo de tu capacidad de ahorro. 

No obstante, ahí no termina su trabajo, pues para que logres tener un mejor manejo de tus finanzas, te ayudarán a crear un plan financiero que se adapte a tu perfil, priorizando el ahorro, de modo que jamás vuelvas a caer en el infierno que es ser un deudor. 

En adelante todo dependerá de ti, pues ahora ya tienes las bases de un buen administrador de tus recursos, y sobre todo la conciencia de lo perjudicial que puede ser tener adeudos con las instituciones financieras.

Otras 3 formas de negociar tu deuda 

Si la opción de una reparadora de crédito, no va contigo porque tienes créditos hipotecarios o simplemente quieres mantenerte al corriente con tus cuentas de una forma sana. Existen tres formas de liquidar tu adeudo, negociando la deuda que tienes con el banco o tienda departamental. 

  • Consolidación de deuda
    Esta te permite pasar todas las deudas a una sola tarjeta, el beneficio puede depender de quién te ofrezca mejor tasa de interés y menor CAT, así concentrarás tus esfuerzos en una sola cuenta. Te ahorrarás las comisiones anuales de cada tarjeta y los diferentes intereses que pueden tener. Además solo depositarás una sola vez en un mes. 

  • Reestructuración de la deuda
    Si consideras que tus cuentas aún las puedes solventar, puedes negociar con tu banco la ampliación del plazo, una reducción en la tasa de interés o acordar un monto fijo el cual puedas cumplir mes con mes sin excepción. Si optas por esta vía, tu Buró de Crédito no se verá afectado y lograrás una mejora en tus finanzas. 
  • Quita 
    La última forma de liquidar una cuenta que ya no puedas pagar, es a través de una quita. ¿Qué es una quita? Es un descuento que te otorga el banco con el fin de que las dos partes salgan beneficiadas, el deudor pasa a ser saldado y el banco recupera una parte del crédito. 

    Las consecuencias de pagar con quita es que tu Buró se verá afectado y que las negociaciones son largas, por lo que puede que no te otorguen el descuento. Lo ideal es que busques asesoría financiera como las reparadoras de crédito, estas te ayudarán a cumplir con tus pagos y negociarán con tu banco tus deudas. 

¿Cómo evitar endeudarse? 

Si  ya liquidaste tus deudas, de alguna de las tres formas; es momento de que tomes conciencia de tus próximos gastos. Si mantienes estos consejos es posible que tu vida financiera mejore sin necesidad de endeudarse. 

  • Siempre ten un presupuesto de lo que vas a comprar. 
  • Ahorra el 10 % de tu sueldo. 
  • Paga tus deudas. 
  • No contrates más de una tarjeta de crédito si aún no tienes administración financiera. 
  • Nunca pagues una deuda con otro préstamo. 

Tener un fondo de emergencia puede ayudarte a salir de apuros financieros, lo ideal es que ahorres lo más que puedas y evites caer en promociones o en tarjetas que no podrás controlarlas. Cuida tu dinero. 

 

Conoce un poco de lo que compartimos en las redes