Era un viernes como cualquier otro en la vida de Cecilia, pues comenzó sus actividades normales sin ningún contratiempo, pero al cabo de unas horas, su día pasó de ser una mañana tranquila a una verdadera historia de terror: empezó a recibir llamadas telefónicas a su hogar cobrándole una deuda de una persona que ni siquiera conocía y al final del día no pararon hasta que desconectó su teléfono con el miedo de si al día siguiente seguiría el acoso.

Esta historia es muy recurrente, especialmente, porque luego las áreas de cobranza de los bancos, o los despachos encargados a esta labor, no tienen los datos correctos y actualizados de sus deudores y terminan cobrándole a alguien más.

Todo el tiempo Cecilia aclaraba en las llamadas que ella no era a quien se buscaba, es más, ni conocía a la persona en cuestión; pero esto resultó poco efectivo pues apenas colgaba de una llamada, recibía otra inmediatamente de otra persona con el mismo reclamo.

 

Quizás te interese: ¿Cura deuda es confiable? 

No te desesperes, ¡actúa!

De acuerdo con la Condusef.gob.mx, los despachos de cobranza no pueden realizar gestiones de cobro a personas ajenas a la deuda, incluidas referencias personales o beneficiarios del deudor.

Sin embargo, esto a algunos despachos parece importarles poco, pese a que existen sanciones si incurren en alguna mala práctica.

En estos casos siempre es mejor mantener la calma antes de decidir cambiar de línea telefónica. La primera recomendación es no desesperarse, pues aunque pueda parecer interminable la situación se puede hacer algo al respecto.

Si recibes una llamada de este tipo, es mejor que cuentes hasta 10 y comiences a tomar los datos del despacho que te está haciendo las llamadas, el nombre del deudor por el que te cobran, el monto de la deuda, la institución financiera acreedora, y si es posible, el nombre de la persona que realizó la llamada. Todo esto con el fin de iniciar una queja en el Registro de Despacho de Cobranza (Redeco) de la Condusef, autoridad que tiene la facultad de emitir sanciones por hacer este tipo de prácticas.

Al momento de presentar la reclamación, es deseable que incorpores un reporte de tu BuródeCrédito.com.mx, con el fin de demostrarle a la autoridad que no eres el acreedor de esa deuda.

Asimismo, para realizar la queja debes:

  •  Identificar a la entidad financiera con la que te dicen tienes un crédito.
  • Ubicar al despacho de cobranza que estableció contacto contigo para el cobro.
  • Ser puntual en las causas de la reclamación.

Es importante que tengas en cuenta que el Redeco sólo es para quejas de casos de instituciones financieras; si el despacho dice representar a una empresa comercial, es necesario que acudas a la instancia encargada de la defensa del consumidor, que es la Profeco.gob.mx.

Te recomendamos: ¿Cura Deuda es de confianza? 

Mejor evita dolores de cabeza

No sólo las llamadas por los cobros de cuentas ajenas te pueden poner molesto sino también las que hacen a nombre de los bancos para ofrecerte promociones, que posiblemente no te interesan.

Para poder prevenir este tipo de llamadas, puedes inscribirte en el Registro Público de Usuarios (REUS), que es un padrón que contiene información de los usuarios que no desean ser molestados con publicidad o promociones bancarias.

Para poder estar en dicho padrón, debes de proporcionar los siguientes datos:

  • Dos números telefónicos particulares.
  • Dos números telefónicos laborales.
  • Un correo electrónico particular.
  •  Un correo electrónico laboral.

La inscripción al REUS puede ser en línea, presencial o telefónica.

En caso de querer evitar llamadas de promociones de empresas comerciales, que no son bancos o alguna otra entidad financiera, puedes registrarte en el Registro Público para Evitar Publicidad (https://repep.profeco.gob.mx/) de la Profeco.

Así que no te invada el coraje cuando recibas una llamada, ya sea para cobrarte una deuda que no es tuya o para que te ofrezcan algún producto que no deseas.

¿Qué hacer si siguen llamando para cobrar una deuda que no es mía? 

Tienes que tener en cuenta que los despachos no dejarán de llamarte, porque ellos reclaman lo que es suyo. No te preocupes, puedes tomar acciones legales contra estos si sientes molestia o hostigamiento. Lo primero que debes hacer es tener a la mano los datos del deudor, el monto de deuda, nombre del despacho de cobranza que se comunica contigo y su domicilio. 

Luego de esto presenta una solicitud de cancelación de datos a la empresa con la quien tiene la deuda la persona responsable, en esta debes incluir: tus datos personales, los datos de la persona quien tiene la deuda y así aplicar tu Derecho de Cancelación de Datos Personales, que está respaldado por la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de los Particulares. 

Así lo expresa en el documento expedido por el Diario Oficial de la Federación en su artículo 8 : “Todo tratamiento de datos personales estará sujeto al consentimiento de su titular, salvo las excepciones previstas por la presente Ley…El consentimiento podrá ser revocado en cualquier momento sin que se le atribuyan efectos retroactivos. Para revocar el consentimiento, el responsable deberá, en el aviso de privacidad, establecer los mecanismos y procedimientos para ello.” así se lee en diputados.gob.mx

¿En qué casos no puedo retirar mis datos personales? 

  • Los datos sean necesarios para su desarrollo o cumplimiento de contrato privado. 
  • Obstaculice acciones fiscales 
  • Sean necesarios para cumplir con la obligación adquirida por parte del titular. 

Ahora que conoces las ventajas y desventajas de otorgar tus datos personales a una persona que tiene deuda, debes tener en cuenta que si tu amiga, amigo, primo, prima o pariente cercano no es un buen deudor seguramente te buscarán a ti. 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *