La contingencia que se vive por el Coronavirus (Covid-19) ha hecho que se tomen medidas, tanto sanitarias como de seguridad, para poder sortear la emergencia. En este contexto, es necesario que tomar todas las precauciones en todas nuestras operaciones financieras, por ejemplo, en el uso de cajeros automáticos.

Desde hace algunas semanas, las instituciones financieras, principalmente los bancos, anunciaron las medidas que tomarían en sus sucursales con el fin de continuar con la atención al público usuario, lo que provocó que se modificaran las formas en las que se atiende a sus clientes.

Esto ha provocado que otros canales, alternos a las sucursales, tengan mayor demanda, por ejemplo, los cajeros automáticos, donde se pueden hacer diversas operaciones como consultas de saldo, retiros de efectivo, pagos de servicio, solicitar algún financiamiento y hasta depósitos.

Ante este escenario, se hace necesario reforzar nuestras medidas de seguridad para que nuestra experiencia al usar un cajero automático sea exitosa y no se tengan complicaciones que puedan afectar a nuestro bolsillo.

  • Medidas de seguridad sanitarias.

Recuerda que un cajero automático es usado por muchas personas y no sabemos lo que sus manos hayan tocado antes, por lo que siempre es necesario lavarse o desinfectarse las manos inmediatamente después de hacer uso de este tipo de herramientas.

De acuerdo con el IMSS.gob, un correcto lavado de manos tiene una duración entre 40 y 60 segundos, mientras que el proceso de desinfección con gel antibancerial, que de preferencia debe de contener un grado de alcohol mayor a 70%,  tiene que durar entre 20 y 30 segundos.

  •  Reforzar seguridad personal.

El usar un cajero automático también conlleva un riesgo para nuestra seguridad personal. Disponer de efectivo siempre será atractivo para la delincuencia; sin embargo, si tomamos las precauciones posibles posiblemente nunca suceda algo que nos pueda perjudicar.

De acuerdo con la Condusef.mx, existen diversas modalidades para poder perjudicar a un usuario de cajero automático.

Por ejemplo, cuando personas ajenas se acercan al usuario del cajero para informarles que el dispositivo tiene problemas para leer la tarjeta, por lo que buscan distraer la atención del mismo mientras hacen el cambio de otro plástico y hacer uso indebido de la tarjeta original.

Asimismo, también los delincuentes buscan conocer el NIP cuando lo tecleas o por medio de cámaras ocultas, por lo que se debe de cubrir el teclado al digitar dicho número confidencial.

También se ha detectado que los delincuentes alteran el cajero para que, una vez introducida la tarjeta, ésta quedé atorada y el usuario no pueda sustraerla, por lo que antes de ingresar el plástico es recomendable revisar que el cajero no tenga ninguna alteración.

La Condusef ha emitido las siguientes recomendaciones, con el fin de que el mismo usuario sea quien refuerce los mecanismos de seguridad:

  • En la medida de lo posible, no utilizar cajeros pocos iluminados, o ubicados en lugares aislados.
  • Abstenerse de hacer uso de estas herramientas cuando se note la presencia de individuos sospechosos.
  • Trata de agilizar la operación que vayas a realizar, para utilizar el cajero el menor tiempo posible.
  • Antes de introducir el plástico, es recomendable revisar el aspecto del mismo con el fin de detectar posibles alteraciones al mismo.
  • Desconfiar de cajeros que aparezcan con letreros o comunicados solicitando información confidencial.
  • Nunca aceptes la colaboración de alguna persona ajena a ti, pues puede tratarse de un delincuente.

Asimismo, es necesario siempre estar atento a los mensajes que aparecen en la pantalla, pues algunas instituciones ofrecen algún crédito y puede aceptarlo sin que te des cuenta.

Es importante tomar en cuenta este tipo de recomendaciones, pues son de gran ayuda para que nuestra integridad y nuestro bolsillo no se vean afectados por la experiencia de hacer uso de un cajero automático.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *