Las crisis económicas personales y globales pueden suceder en cualquier momento. El mundo atraviesa hoy una contingencia de salud que sin duda está impactando en la economía y esto se traduce en menores empleos y por ende menos bienestar económico para las personas.

Sin embargo, para hacer frente a este tipo de eventualidades, es necesario siempre estar preparados. Tal vez se lea muy vaga esta idea, así que se tratará de aterrizar para poder dar consejos de cómo estar preparados para un escenario así.

No hay mejor forma que afrontar un evento de esta naturaleza que con el ahorro; sin embargo, ahorrar no es algo que agrade mucho a los mexicanos. Según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) del 2018, en México cerca de 45 millones de adultos no ahorran.

Según la ENIF.mx, de este total de adultos, 73% afirma no ahorrar debido a sus bajos ingresos y 16% indica que simplemente no lo hace por falta de interés.

De acuerdo con la Condusef.mx, para muchas personas pensar en generar un ahorro puede traducirse en dolores de cabeza; sin embargo, no hacerlo es dejar la oportunidad de una mayor tranquilidad y previsión personal y familiar.

“Todo es cuestión de decisión y voluntad”, asegura esta autoridad financiera, por ello, brinda algunos consejos para iniciarse en este camino del ahorro:

  • No administres tus ingresos en función de necesidades inmediatas, planea tus gastos y destina un porcentaje al ahorro.
  • Revisa que todos tus gastos estén respaldados por tus ingresos.
  • Practica el consumo inteligente, es decir, valora si lo que quieres comprar es una necesidad y comparar siempre los precios y calidad, antes de comprar.
  • Deposita tus ahorros en instituciones financieras reconocidas y autorizadas, desconfía de quienes prometen altos rendimientos en empresas desconocidas.
  • Considera abrir una cuenta, en la que te depositen los intereses devengados o cuando desees realizar retiros de la misma.

La verdad, es que es recomendable que para ahorrar primero exista la intención de hacerlo, pues esto nos creará una disciplina para no mover ese dinero que, si bien es nuestro, lo podemos utilizar en el futuro para alguna contingencia o bien, para alguna meta que se haya planeado.

Pero para antes explicar cómo crear algunos incentivos de comenzar a ahorrar, es necesario que se entienda que el ahorro significa guardar una parte de tu ingreso para utilizarlo en un futuro.

  • Fijarse metas.

Un aliciente para poderse iniciar en el mundo del ahorro es fijarse una meta. Es decir, un viaje, un regalo, adquirir un artículo deseado, etcétera, pueden ser buenos motivos para poder comenzar a generar ahorro.

Sin embargo, no se trata de ahorrar si quiero ahorrar parte de una quincena o no. La verdadera clave del ahorro es la disciplina y para ello primero tenemos que analizar cuánto de nuestro ingreso podemos destinar periódicamente con el fin de conocer en cuánto tiempo podemos alcanzar nuestros propósitos.

  •  Para estar siempre preparados.

Ahora, fijarse una meta es una opción, que si bien es recomendable puede no ser de gran ayuda cuando en realidad tengamos un apuro en nuestros bolsillos. El ahorro es vital combatir momentos financieros complicados, pero para ello se debe de estar consciente de no tocar ese dinero acumulado, pues, aunque no sabemos cuándo vayamos a tener algún apuro económico, lo recomendable es robustecer nuestro fondo lo más que se pueda.

  • Ahorra de forma segura.

Si has decidido comenzar a ahorrar, seguramente tu siguiente pregunta es ¿dónde lo hago? La respuesta obvia sería en algún lugar de tu hogar, probablemente debajo del colchón, en algún cajón, entre las hojas de un libro, etcétera.

Sin embargo, aunque tú creas que es seguro posiblemente no lo sea tanto, pues tu hogar también está expuesto a riesgos que pueden provocar que de un momento a otro tu dinero se esfume.

Ante este tipo de circunstancias, la opción más segura son instrumentos formales de ahorro que ofrecen instituciones financieras, como bancos, financieras populares, cooperativas financieras, entre otras.

En algunas instituciones, dependiendo del monto de tu ahorro, se te puede ofrecer una tasa de retorno, es decir tu dinero crecería; sin embargo, antes de meter tu dinero en alguna entidad debes en primera instancia vigilar que sea una organización regulada y supervisada por alguna autoridad financiera y, posteriormente, comparar con otras instituciones las condiciones, para saber cuál te conviene.

La Condusef.mx ofrece un simulador de ahorro, por lo que puedes usar esta herramienta para saber la institución y producto que puedes elegir.

Ahora, ya que conoces las aristas del ahorro no tienes porqué esperar más, comienza con esa disciplina y genera tu fondo, que seguramente en un futuro necesitarás.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *