Puedes realizar un presupuesto, eliminar algunos gastos innecesarios y generar un ahorro o recurrir a la ayuda de profesionales. Recuerda que además de cumplir con tu palabra plasmada en el contrato que firmaste con un banco u otra entidad financiera, debes pagar  tus compromisos para no contraer problemas en tu economía personal o familiar, y evitar, en el peor de los casos, tener una demanda legal en contra que te haga perder tiempo y dinero. 

La mejor forma para comenzar con el pago de tus deudas es diseñar un esquema de ahorro para que, a partir de tus propios recursos puedas saldar todos tus préstamos pendientes. 

Comienza con identificar las fugas de dinero o gastos hormiga que seguramente realizas en tus compras cotidianas y poco a poco generar un extra que se destine exclusivamente al pago de la deuda. 

Recuerda la regla máxima para adquirir un préstamo: no debe rebasar 30% de tus ingresos, de lo contrario, se caerá en problemas de sobreendeudamiento que a la larga pueden ser muy difíciles de resolver.

Guía básica para comenzar a pagar una deuda

Además de realizar un presupuesto y depurar los gastos para generar una reserva, puedes seguir algunas recomendaciones para hacer más fácil el cumplimento de tus adeudos:

  • Evitar la solicitud de nuevos préstamos hasta no haber terminado de pagar la deuda anterior.
  • En caso de tener problemas para pagar, acércate a tu banco y explica tu situación.
  • Puedes acudir también a una reparadora de crédito y diseñar un esquema para el pago de tu deuda acorde a tus posibilidades.

En este punto, vale la pena recordar que no existen deudas buenas o malas. Si se manejan de forma correcta siempre serán positivas, ya que son la llave para adquirir productos y servicios que ayudan a mejorar tu calidad de vida.

Del otro lado, una deuda que se deja de pagar se convierte en un severo problema que puede alcanzar cientos de miles de pesos si no se atiende correctamente y no se aplican soluciones de fondo para terminar con el problema, ante lo cual, si detectas problemas en tu capacidad de pago, inmediatamente aplica alguna de las recomendaciones anteriores o también puedes acudir directamente con tu banco para encontrar un modelo de pago acorde a la capacidad de tu bolsillo y también puedes acudir a una reparadora de crédito, donde un equipo de expertos diseñará un esquema de ahorro a partir del cual, según tus posibilidades, podrás liquidar ese pendiente financiero en un tiempo determinado. 

Ojo, no se trata de una fórmula mágica: implica un gran esfuerzo de tu parte pero garantizará terminar con la deuda y convertirse de nueva cuenta en un sujeto de crédito.

La importancia del Buró de Crédito

Uno de los efectos negativos de no pagar las deudas es que se tendrá un mal historial en el Buró de Crédito, lo cual te cerrará todas las puertas para acceder a una tarjeta de crédito, préstamo de nómina, crédito automotriz, por mencionar los productos financieros más comunes.

Recuerda que, estar en el Buró de Crédito significa que alguna vez en la vida pedimos un préstamo a una institución financiera, pero en el momento en que caemos en un atraso en los pagos, el banco reportará al Buró y éste colocará una marca en nuestro historial crediticio. Si nos ponemos al corriente, esto no tendrá mayores implicaciones, pero si el problema de pago se complica, pasará mucho tiempo para que nuestro historial crediticio vuelva a tener una buena evaluación y en consecuencia nos costará acceder a un crédito con alguna institución financiera.

Toma en cuenta el tiempo que debe transcurrir para que elimine un mal reporte en tu historial:

  • Los créditos hasta por 157 pesos, se eliminan después de un año. 
  • Los créditos hasta por  3 mil 552 pesos se eliminan después de dos años.
  • En el caso de créditos hasta por 6 mil 304 pesos, se eliminan después de 4 años.
  • Los créditos que superen esta última cantidad, deberás esperar 6 años para que se elimine del Buró de Crédito, pero con varias reservas: 
    • No deben superar los 2 millones 500 mil pesos. 
    • No se deben de encontrar en proceso judicial.
    • No aplica en caso de que el banco o empresa haya detectado que cometiste algún tipo de fraude.
  • Además, los registros de créditos mayores a 2 millones 500 mil pesos, no se eliminan del Buró de Crédito.

Si bien todos estamos expuestos a una mala racha que nos complique el pago de las deudas, existen alternativas para ponerse al corriente con los préstamos. Considera que dejar de pagar abruptamente conlleva una serie de problemas que tarde o temprano se deberán atender, y pueden comprometer seriamente tu patrimonio y en casos más extremos, también tu salud.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *