Diversas circunstancias de la vida pueden orillar a escenarios en los que pagar las deudas se vuelve complicado. Eventos inesperados como la pérdida de empleo, enfermedades, o acontecimientos que obligan a desembolsar cantidades de dinero considerables, dejan endebles las finanzas personales de la gente.

 

No obstante, este escenario no debe ser pretexto para olvidar por completo los compromisos financieros adquiridos. Cuando se atraviesan escenarios complejos, la reacción de muchas personas es ignorar el problema, y dejar que las deudas crezcan. Sin embargo, esto lejos de ser una solución, sólo empeora el momento.

 

Pero, entonces, ¿qué se puede hacer para pagar tus deudas en momentos complicados?

 

La mejor alternativa en situaciones en donde no es posible pagar tus deudas es acercarse con los acreedores. Ten en cuenta que las instituciones que otorgan crédito priorizará la mediación y la negociación, con lo que buscarán llegar a acuerdos para solventar el problema.

 

El error más común de las personas es dejar de pagar las deudas y evadir a los cobradores. Desgraciadamente, con este tipo de acciones no se detendrán los compromisos financieros, y por el contrario, las personas se exponen a que el conflicto pueda escalar.

 

¿Qué pasa si no pagas tus deudas?

 

No pagar las deudas puede traer diversas consecuencias para las familias. Desde temas legales con los que se expone el patrimonio, hasta cerrar las puertas de crédito con otras instituciones.

 

La primera gran consecuencia de no pagar tus deudas a tiempo tiene que ver con la mala nota en las Sociedades de Información Crediticia, mejor conocidas como Buró de Crédito.

 

Como es sabido, el Buró de Crédito guarda el historial financiero de las personas, es decir, el cómo se ha comportado con el pago de créditos solicitados. Estas plataformas no sólo registran cuando se retrasan en pagos o se deja de dar cuotas, sino también refleja el buen comportamiento y cumplimiento.

 

Al dejar de pagar, de inmediato se genera una nota negativa en este historial crediticio. La mala noticias para quien deja de pagar, es que esta calificación negativa representa que, si llegara a buscar un nuevo financiamiento, las instituciones se lo podría negar. Y es que, cabe recordar, contar con un buen comportamiento de pago es fundamental para acceder a nuevos créditos.

 

Si bien este es uno de los efectos de no cumplir con las deudas, el embargo podría identificarse como la más grave consecuencia de no atender a tiempo los pagos de créditos.

 

Es importante decir que el embargo es considerado como un derecho de los acreedores para reclamar el pago de deudas pendientes. Sobre todo, es fundamental decir que el embargo podría proceder por cualquier cantidad, por lo que confiarse al “no me va a pasar a mi”, puede ser riesgoso.

 

Paga tus deudas con la ayuda de reparadoras de crédito

 

Si quieres pagar tus deudas, pero tu situación económica es complicada, debes saber que existen alternativas.

 

La principal, como se citó líneas arriba, tiene que ver con negociar con los acreedores. Y para ello, qué mejor que acudir con especialistas.

 

Hoy en día existen opciones como las Reparadoras de Crédito, empresas especializadas en renegociar deudas con bancos o tiendas departamentales, con el objetivo de ayudar a liquidar los créditos.

 

Algunas de las ventajas que presenta el modelo de las Reparadoras de Crédito es que generan esquemas de pagos flexibles de acuerdo a las capacidades de cada persona. Principalmente, definen un plan de ahorro, pues ayudan a liquidar las deudas sin la necesidad de pedir más dinero prestado.

 

Cabe destacar que una de las grandes ventajas de este modelo es que no sólo renegociar las deudas, sino que buscan descuentos con los acreedores para reducir los montos a pagar. 

 

 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *