Antes de sentirse atemorizado por un despacho de cobranza, hay que saber qué son y cómo están regulados por la ley.

Cuando se habla de la intimidación que ejercen sobre los deudores para exigirles el pago de su adeudo, la frase que los define es “perro que ladra no muerde”. Sin embargo, suelen ser molestos y amenazantes, lo cual puede ir en detrimento de la salud mental y la tranquilidad de aquellos que no saben cómo cubrir sus compromisos financieros

Lo cierto es que por más amenazas que hagan, cuando el deudor perdió el control de sus finanzas personales, será difícil que logre pagar. 

¿Qué es un despacho de cobranza?

Los despachos de cobranza ayudan a los bancos a negociar y reestructurar créditos, préstamos o financiamientos de los deudores, realizando una labor intermedia entre las autoridades bancarias y el deudor.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), señala hasta dónde pueden actuar estos despachos para realizar las gestiones de cobro o reestructuración de los créditos.

¿Cómo deben operar los despachos de cobranza? 

Aquí, enlistamos las condiciones que tienen los despachos de cobranza para realizar las gestiones de cobro, negociación o reestructuración de los créditos, préstamos o financiamientos.

  1. Documentar —por escrito con el deudor— el acuerdo de pago, negociación o reestructuración de los créditos, préstamos o financiamientos, indicando los términos y condiciones que permitan identificar la oferta, el descuento, la condonación o la quita.
  2. Señalar el importe a pagar. Deben desglosar el monto principal, así como los intereses ordinarios, moratorios y cualquier otro costo relacionado con la deuda. Además de que deben especificar si así se finiquita el adeudo o solo se cubre un pago parcial de lo adeudado. 
  3. Señalar el número de cuenta de la entidad financiera en el que se realizará el pago, con referencia al número de crédito de que se trate.

 

¿Qué debes pedirle al despacho de cobranza?

No permitas que los cobradores te quiten el sueño. Desde el primer contacto, ya sea de forma escrita o telefónica, los representantes de este tipo de despachos deben indicar, de manera clara y respetuosa, lo siguiente:

  1. Nombre, denominación o razón social del despacho de cobranza y de la persona encargada de realizar dicha actividad.
  2. Domicilio, número telefónico y nombre de las personas responsables de la cobranza.
  3. Entidad financiera que otorgó el crédito, préstamo o financiamiento de que se trate.
  4. Contrato u operación motivo de la deuda en que se basa la acción de cobranza.
  5. Monto del adeudo y fecha de cálculo.
  6. Condiciones para liquidar el adeudo.
  7. Domicilio, correo electrónico y número telefónico de la unidad administrativa de la entidad financiera, que recibirá las quejas por malas prácticas de cobranza.
  8. Deben dejar claro que el o los pagos solo podrán ser realizados a la entidad financiera que otorgó el crédito, préstamo o financiamiento.

 

¿Dónde reportar las malas prácticas de los despachos de cobranza?

Ante las malas prácticas y abusos en la gestión de cobranza que muchos despachos han ejercido por varios años, la Condusef, a partir de la Reforma Financiera, difunde cuáles son las anomalías que deben reportarse y cuál es el canal correspondiente para hacerlo. 

Aquí las malas prácticas

  • Llamadas a deshoras
  • No identificarse
  • Cobrar a quien no deben
  • Dirigirse con insultos al deudor
  • Simular supuestas demandas
  • Hacerse pasar por quien no son

El Registro de Despachos de Cobranza (REDECO) es una instancia creada específicamente para denunciar malos tratos en el cobro de deudas. Los usuarios que quieran presentar una queja deben entrar a su página de internet, llenar un formulario y después dar seguimiento al proceso.

 

Para presentar la queja es necesario tener a la mano los siguientes datos: sector financiero, entidad financiera, tipo de producto, por quién fue realizada la cobranza, medio por el que se realizó la cobranza, razón por la cual se está quejando.

 

¿Qué recomienda hacer la Condusef ante los despachos de cobranza?

Cuando ya comenzaron a llamarte los despachos de cobranza, esto es lo que recomienda la autoridad:

  1. Consultar, en el Redeco, los datos del despacho que contactó al deudor para identificar posibles empresas fraudulenta.
  2. Denunciar a aquellos despachos de cobranza que solicitan dinero en efectivo o hacer depósitos en una cuenta personal, ya que es probable que se trate de un fraude.
  3. Informarse sobre las implicaciones de negociar a través de un esquema de “quita”, pues se trata de una opción que deja una marca negativa en el historial de crédito y frente al Buró de Crédito deberá transcurrir un periodo de tiempo, antes de que el deudor pueda solicitar nuevos créditos. 
  4. Buscar alternativas para rehabilitarse como deudor de la banca, como ocurre con las reparadoras de crédito. Señala que son empresas que negocian por el deudor, ofrecen asesoría legal y financiera, servicios por los que cobrarán honorarios. 

Es necesario evaluar las causas que llevaron al endeudamiento y evitar volver a caer en esa situación. En ese sentido, las reparadoras de crédito se han convertido en opciones viables para aquellos deudores que buscan sanear su historial crediticio a través de un programa de ahorro y aprender a manejar mejor sus finanzas personales.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *