Conoce cómo funciona el impuesto al ahorro

Equipo Editorial Fincompara

Equipo Editorial Fincompara

Parte del funcionamiento de una economía se basa en el cumplimiento tributario de los ciudadanos con el fin de conseguir recursos para proyectos que generen empleos y doten de servicios básicos a la población. En este sentido, es necesario precisar que muchas veces tenemos que pagar algún impuesto sin que necesariamente nos demos cuenta, por ejemplo, al ahorro que tenemos en una institución financiera.

Muchas veces se nos ha hablado sobre los beneficios de ahorrar en una institución financiera formal, lo cual brinda una mayor seguridad respecto a mecanismos informales, como suelen ser las tandas vecinales o simplemente guardar nuestro dinero debajo del colchón.

Beneficios de ahorrar 

Algunos de los beneficios de ahorrar en un mecanismo formal son:

  • El ahorro formal se da en instituciones formales y supervisadas por las autoridades financieras como el Banco de México (Banxico), la Comisión Nacional Bancaria y de Valores o la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).
  • Instituciones como bancos, financieras populares o cooperativas de ahorro y préstamo ofrecen seguros de depósito que protegen el ahorro.
  • En bancos, el seguro protege hasta 2 millones 574,000 pesos y en entidades de ahorro y crédito popular, dicha protección es de hasta 160,879 pesos.
  • En caso de alguna controversia con alguna entidad financiera formal, la Condusef puede apoyarte para resolver tu situación.

Sin embargo, no todo son beneficios, pues nosotros al tener y generar un ahorro en una institución financiera formal, también debemos de tomar en cuenta que tenemos que pagar un impuesto al respecto sobre los intereses generados por la cantidad ahorrada.

¿Cómo afecta el impuesto al ahorro?

En México, en la proyección de la recaudación de impuestos que el gobierno realiza cada año, se establece el porcentaje de la tasa de retención del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que aplica a los rendimientos reales de los ahorros de una persona que tiene en una institución bancaria.

Para este 2020, el gobierno estableció en la Ley de Ingresos de la Federación, que se puede consultar en FinanzasPúblicas.gob.mx, que la tasa de retención anual de ISR sobre los intereses del ahorro en una institución financiero será de 1.45 por ciento.

Pongamos un ejemplo para saber cómo es la retención actual: Si yo tengo ahorrado 1,000 pesos y se me da un rendimiento nominal, es decir, sin descontar la inflación, de 8% la utilidad es de 80 pesos; sin embargo, con la retención de 1.45%, se me descontaría 1.16 pesos, por lo que la ganancia sería de 78.84 pesos.

Posiblemente pienses que es un abuso que se te retenga parte de los intereses que genera tu ahorro en una institución financiera; sin embargo, cuando realices tu declaración de anual de impuestos, es cuando te darás cuenta cuánto te impactó esta medida, ya que se calculará la ganancia con base en la inflación, con lo cual puedes recuperar algo de esa inversión.

LA GANANCIA ANUAL

Uno de los indicadores que una persona debe de tomar en cuenta al momento de ahorrar o invertir en una institución formal es el de la Ganancia Anual Total, también conocido como GAT.

De acuerdo con el Banxico.mx, el GAT es el indicador del rendimiento de ahorro o inversión, con el fin de comparar entre productos la utilidad que ofrece un mecanismo de esta naturaleza.

Sin embargo, existen dos tipos de GAT, el nominal, donde no se calcula el monto de la inflación y el real, donde ya se descuenta el aspecto inflacionario, así como los impuestos que tendrás que pagar, y te indica realmente cuánto valdrá la ganancia que obtengas.

Tener en cuenta este indicador, así como su entendimiento total, te podrá ayudar mejor a entender qué opción para ahorrar es la mejor.

Recomendaciones para empezar a ahorrar 

Para que tengas un mayor beneficio del ahorro que vayas generando, la Condusef.mx da las siguientes recomendaciones:

  • Fijarse una meta.
  • Ser organizado.
  • Ser constante.
  • Pensar antes de hacer cualquier gasto.
  • Reducir gastos innecesarios.
  • Resistir las tentaciones.
  • Realizar una lista de lo que necesitas antes de comprar.

Recuerda que por muy reducido que sea tu sueldo, si sigues estas recomendaciones y ahorras de cada quincena cierto monto definido, al final los beneficios que obtengas pueden ser mayores y así alcanzar una meta deseada, como un viaje al extranjero, un bien material o hasta destinar esos recursos ahorrados a un proyecto escolar o empresarial.

Conoce un poco de lo que compartimos en las redes