Gastos hormiga: ¿qué tanto afecta tu bolsillo?

Equipo Editorial Fincompara

Equipo Editorial Fincompara

Muchos hemos escuchado el dicho de gota en gota el agua se agota, el cual se puede verse reflejado en nuestras finanzas como aquellos consumos que realizamos día a día pero que posiblemente no son necesarios, es decir, los que se conocen como los gastos hormiga.

Cuando recibimos nuestro sueldo, por lo regular pensamos inmediatamente en qué lo podemos gastar, tratamos de hacer un presupuesto con base en nuestros compromisos financieros y buscamos dividir el salario para lo que tenemos en mente; sin embargo, en esa planeación posiblemente no tengamos en cuenta esos gastos pequeños del día a día, por ejemplo, el café de la mañana para terminar de despertar, el postre después de comer o la clásica bebida para tratar de refrescarnos en épocas de calor.

Por lo regular, una vez que llega la quincena nos concentramos en gastos fijos como el pago del agua, luz o Internet y, además, hacemos un presupuesto de lo que necesitamos para alimentarnos, vestirnos y transportarnos a nuestro centro de trabajo y, si sobra algo, claro, lo destinamos para algún gusto extra.

Sin embargo, esos pequeños gastos que realizamos y los cuales no los tenemos presupuestados pueden significar una cantidad considerable, misma que nos puede servir para algo más significativo.

¿QUÉ SON LOS GASTOS HORMIGA?

De acuerdo con el INEGI.mx, que es el organismo encargado de crear estadística de importancia para nuestro país, los gastos hormiga son aquellas salidas de dinero que, con casi imperceptibles en su monto, debido a que son pequeños pero que si se suman al final del mes suelen representar cantidades considerables.

Según este organismo, los gastos hormiga suelen representar entre 9 y 12% del ingreso de una persona, lo que puede generar diversos problemas por las salidas de esos recursos que no tenemos identificadas.

¿Cuáles son los gastos hormiga más comunes? 

La Condusef.mx ha enlistado los gastos hormiga más comunes:

  • Taza de café con un costo de 20 pesos.
  • Cajetilla de cigarros que cuestan 50 pesos.
  • Una botella de agua con un precio de alrededor de 10 pesos.
  • Una caja de dulces que sumarían otros 10 pesos.
  • La clásica bolsa de frituras que también cuesta alrededor de 10 pesos.
  • Para lucir bien, no puede faltar la boleada de zapatos que cuesta cerca de 30 pesos.
  • Y para cerrar bien la noche, el tan sabroso pan de dulce, con un costo de cinco pesos.

Todos estos gastos pueden significar un desembolso semanal cercano a los 150 pesos, que si se multiplica por las cuatro semanas de un mes podría resultar en un gasto de 560 mensual y si lo vemos al año, esto podría representar la cantidad de 6,720 pesos.

¿Gastos hormiga digitales? 

En los últimos años, la tecnología ha tomado una mayor relevancia en nuestras vidas que es difícil tener una charla sin mencionar la serie que estamos viendo en la plataforma de streaming, o la lista de canciones que escuchamos en la aplicación musical de moda o simplemente para movernos dentro de la ciudad por medio de una aplicación de teléfono móvil.

De acuerdo con la Encuesta 2019, de Usuarios de Servicios de Telecomunicaciones, realizada por el IFT.mx, poco más de la mitad de la población, 51.5% usa diariamente su servicio de streaming.

Estos servicios que disfrutamos gracias a la tecnología posiblemente también se vuelvan parte de los gastos hormiga que no tenemos identificados y que han surgido en los últimos años.

Por ejemplo, pagar un servicio de streaming para disfrutar películas o series televisivas puede costar alrededor de 200 pesos mensuales, que si lo multiplicamos por los 12 meses del año da un total de 2,400 pesos.

¿Cómo puedo erradicar los gastos hormiga? 

Los gastos hormiga no sólo representan una salida de dinero de la que no nos damos cuenta, sino que también nos pueden impactar en nuestro patrimonio al endeudarnos, cuando podemos evitar esto con el hábito del ahorro, o en un caso más grave perder nuestros bienes por los que tanto hemos trabajado.

No se trata de estar en contra de todos los gustos que tengamos; sin embargo, siempre hay que ser conscientes que es mejor ahorrar que derrochar y para ello tenemos que ser disciplinados y no caer en la tentación.

Conoce un poco de lo que compartimos en las redes