En algún momento de nuestras vidas necesitamos ayuda para salir de una urgencia, consolidar un proyecto o alcanzar un sueño. Trasladando esto a nuestra vida financiera, esa ayuda puede ser un crédito, el cual si se utiliza de manera responsable puede ser un excelente aliado para nuestros bolsillos.

Sin embargo, la vasta oferta crediticia que existe en México hace que a veces tomar un préstamo sea riesgoso e incluso nos pueda generar un detrimento importante para nuestro patrimonio, por lo que aquí se detalla cómo, cuándo y dónde tomar un crédito confiable.

Para empezar, tenemos que decir que la actividad del crédito no está restringida sólo a entidades financieras, pues no está reservada por alguna ley, como lo es, por ejemplo, la captación de ahorro del público en general, la cual sólo la puede realizar las instituciones financieras avaladas tales como los bancos, financieras populares o cooperativas de ahorro y préstamo.

 En el caso del crédito, cualquier empresa o persona puede ofrecer préstamos sin que esto le genere algún problema con la ley; sin embargo, es necesario aclarar que el acudir con una institución seria, observada por la autoridad financiera, siempre será mejor que cualquier otra opción.

¡CUIDADO CON LOS PRÉSTAMOS EXPRESS!

En la Ciudad de México es común que a la salida de alguna estación del Metro nos aborden personas ofreciéndonos un volante que contienen la leyenda “Créditos fáciles y de manera inmediata”.

Este tipo de volantes hacen referencia a empresas que buscan llamar la atención de gente necesitada de algún crédito para venderles la idea que le pueden prestar a una persona una cantidad determinada de manera inmediata y sin tantos requisitos, utilizando como gancho principal el no revisar el historial crediticio para otorgar el financiamiento.

Sin embargo, tanta facilidad te tiene que hacer sospechar. Por lo regular, este tipo de empresas, que operan sin ninguna regulación o autoridad que los vigile, buscan enredar a su potencial cliente y le dicen que para otorgarle el préstamo primero tiene que dar una cantidad que servirá como gestión para destrabar la autorización del crédito.

Esta cantidad solicitada por lo regular equivale a 5 o 10% del monto del crédito, la cual pide ser entregada en efectivo en las oficinas de la empresa. Una vez que entregas la cantidad solicitada, difícilmente vuelves a saber de ellos, pues ya no te contestan el teléfono y si lo hacen, te inventan cualquier pretexto para no entregarte la cantidad solicitada.

Esto en el mejor de los casos, ya que, en peores escenarios, piden que firmes pagarés en blanco o que entregues como garantía del préstamo la escritura de tu vivienda, lo que significa un riesgo grave de perder tu patrimonio.

Posiblemente una vez que te das cuenta del fraude, busques entablar una demanda judicial; sin embargo, esto también te generaría gastos y tiempo, por lo que muchos de estos casos quedan impunes.

Según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, realizada por la CNBV.mx, en México 12.9 millones de personas tienen un crédito formal, mientras que 21.7 cuentan con un préstamo informal.

Recomendaciones antes de solicitar un crédito confiable

De acuerdo con la Condusef.mx, antes de solicitar un crédito es necesario que tomes en cuenta lo siguiente:

  • No te dejes engañar por la aparente rapidez para el otorgamiento del préstamo.
  • Cerciórate de la identidad de la empresa mediante el registro de la Condusef.
  • No compartas información personal, contraseñas o cualquier otro dato de tus cuentas con este tipo de empresas.
  • Evita en cualquier momento dar alguna cantidad solicitada.
  • Compara todas las opciones de crédito posible.

LOS BENEFICIOS DE UN CRÉDITO CONFIABLE

Acudir con una empresa debidamente establecida, vigilada por autoridades financieras como la Condusef, y especializada en el otorgamiento de crédito, te puede evitar muchos dolores de cabeza.

En primera, porque en caso de tener alguna inconformidad con la institución en cuestión, puedes acudir a la Condusef para resolver la controversia; por ejemplo, si la entidad te aumentó la tasa de interés durante la vida del crédito sin que esto estuviera estipulado en el contrato o simplemente, porque se te está cobrando algún seguro ligado a este financiamiento.

Asimismo, las entidades financieras especializadas y reguladas, suelen apegarse a los lineamientos que la autoridad les exige en materia de transparencia financiera con el fin de proteger a los usuarios.

Además de que es recomendable acudir con empresas formales y autorizadas por la autoridad financiera, tienes primero analizar para qué quieres y un crédito, cuál es tu capacidad de pago mensual y saber qué opciones en el mercado te convienen y se adapten a tu situación actual.

Esto ayudará a que un crédito sea un aliado más que un dolor de cabeza.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *