CualEsLaMejorAfore

¿Cuál es la mejor Afore?

Equipo Editorial Fincompara

Equipo Editorial Fincompara

Las Afore son instituciones que guardan y administran el dinero que servirá para el retiro de los ahorradores. Se trata de un monto que se otorga como una pensión que se entregará al decidir terminar con nuestra vida económicamente activa para disfrutar de una vejez digna. 

Sin embargo, el ahorro para el retiro es una práctica difícil de entender si no se tiene educación y disciplina financiera. Especialmente, cuando se ve como muy lejano el momento de la jubilación. 

Las encuestas de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR) indican que sólo 11% de la población planifica los recursos que destinarán para su retiro. El sistema de pensiones del país es la forma más común de generar los recursos para el retiro, pero pueden no generar los mejores rendimientos. Es por eso que resulta fundamental elegir la mejor Afore, de acuerdo a las necesidades personales. 

Los elementos clave al comparar Afores serán los rendimientos y las comisiones. 

  • Rendimientos. Se generan una vez que las aportaciones recaudadas son invertidas en fondos de inversión llamados SIEFORES (Sociedades de Inversión Especializada en Fondos para el Retiro), las cuales hacen compras de activos financieros, para obtener rentabilidades distintas, resultado de un incremento (o descenso) en el precio de dichos activos.
  • Comisiones. Las comisiones que cobran las Afore también influyen en el monto total, pues este cargo por el manejo de los recursos es anual y se calcula en función de un porcentaje que se aplica al saldo acumulado en la cuenta individual. 

Los rendimientos de las Afores provienen de la inversión que éstas realizan en distintos instrumentos financieros como bonos, acciones u otros. Dependiendo de su manera de invertir, habrá algunas que generen más o menos dinero de manera periódica; sin embargo, también habrá que considerar cuál es el costo de comisión anual por administrar tu dinero. 

Así que al comparar a las instituciones administradoras de fondos para el retiro revisa cuál tienen los mejores rendimientos frente a cuál cobra la comisión más baja. Esto sumado a que cada Afore ofrecerá distintas ganancias, de acuerdo a la edad del ahorrador, pues mientras más joven es el trabajador, los recursos podrán invertirse en proyectos de mayor riesgo debido a que el tiempo para llegar al retiro es mayor.

 

¿Qué es una Afore?

La abreviatura es por “Administradoras de Fondos para el Retiro”. Se trata de una figura financiera que nació en 1997, cuando se creó el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) como un esquema basado en cuentas individuales que reserva mensualmente 6.5% del salario de los trabajadores del sector formal. 

Ese dinero es aportado por el patrón, el gobierno y por el propio trabajador, para que una vez que cumplas 65 años y mil 250 semanas de haber trabajado formalmente, reciba una pensión vitalicia. 

 

¿Quién y cómo administra ese dinero?

Ese dinero —que se aporta cada mes en una cuenta individual— es administrado por una Afore a cambio de rendimientos, es decir, los invierte en proyectos que se estima producirán ganancias a futuro. 

En México existen 10 Afore: Azteca, Citi Banamex, Coppel, Inbursa, Invercap, PensionISSSTE, Principal, Profuturo, Sura y XXI Banorte. 

El funcionamiento y las operaciones de estas financieras están reguladas por la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (CONSAR), órgano administrativo desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público dotado de autonomía técnica y facultades ejecutivas. Y están representadas por la Asociación Mexicana de Afores.

Los tipos de Afores que existen en el mercado son:

  • Vivienda. Son aportaciones que destina únicamente el patrón del trabajador equivalentes al 5% de su Salario Base de Cotización (SBC)
  • Retiro, Cesantía y Vejez (RCV). Es un ahorro generado por el salario del trabajador, por el gobierno y por el patrón con montos establecidos de ley para afiliados del ISSSTE e IMSS.
  • Aportaciones voluntarias. Es dinero destinado para incrementar la pensión y para solventar metas a corto plazo (colegiaturas, auto nuevo, viajes.) Son aportaciones deducibles de impuestos bajo parámetros establecidos en la ley.

Los trabajadores independientes también pueden contratar Afores, pero el ahorro se genera solamente por aportaciones voluntarias.

 

¿Cómo consulto mi Afores?

Si eres trabajador formal, o alguna vez estuviste en un empleo de ese tipo, lo más seguro es que ya tengas Afore. Solo debes acudir a la sucursal donde está radicada tu cuenta Afore y preguntar los detalles de tu ahorro. 

La institución que opera el ahorro deberá informar de manera puntual el procedimiento que deberás realizar en caso de que quieras cambiar de operadora. 

Si eres un trabajador que está por incorporarse al mercado laboral, debes acercarte a tu empleador y solicitar que tus recursos sean depositados en la Afore de tu elección. 

 

¿Para qué sirve la Afore?

El objetivo fundamental de este ahorro es que los trabajadores reciban una pensión mensual digna al jubilarse. Sin embargo, es importante que no dejes todo tu futuro en las Afore, pues se estima que éstas sólo generan una pensión del 30% del sueldo recibido, por lo que se recomienda que, en la medida de lo posible, realicen un aporte voluntario regular a esa cuenta. 

Se trata de dinero que también se puede retirar de manera parcial en los siguientes supuestos:

  • Ayuda para gastos de matrimonio. El trabajador debe estar activo laboralmente y podrá solicitar el equivalente a 30 días de salario mínimo vigente.
  • Ayuda de desempleo. Cada cinco años, se puede hacer uso de este derecho y la cantidad que se retira depende del salario base de cotización. 
  • Trabajadores afiliados al IMSS. Se puede retirar mínimo 30 días y máximo 90 días del salario base de cotización. 
  • Trabajadores afiliados al ISSSTE. Se puede retirar menos de 75 días del salario básico de los últimos cinco años. 
  • Aportaciones voluntarias. Se pueden retirar de acuerdo con el régimen o la modalidad con la que se haya hecho el ahorro. 

Como cualquier ahorro, es un capital que te ayudará a salir de una mala racha económica. Quizá perdiste el control en el manejo de tus tarjetas de crédito y estás en una situación de impago o incluso registrado de manera negativa en el Buró de Crédito, pero si has sido un trabajador que ha aportado mensualmente a la Afore, seguramente podrías echar mano de esos recursos para enderezar tu vida financiera. 

Estar en una situación complicada con los acreedores se puede solucionar, especialmente si consultas a los especialistas, como son las reparadoras de deuda. Éstas son empresas que cuentan con asesores en finanzas personales que te presentarán las opciones que tienes para hacer frente a tus compromisos crediticios. 

Conoce un poco de lo que compartimos en las redes