En el sector financiero mexicano existen herramientas que te ayudan a tomar las mejores decisiones de acuerdo a tu bolsillo. Si bien los términos que se usan al momento de solicitar, por ejemplo, una tarjeta de crédito, suenan aburridos y complicados, se han creado algunos atajos para no complicarte la vida.

Un ejemplo son los comparadores de tarjetas de crédito, los cuales son unos cálculos realizados por las principales autoridades e instituciones financieras en el país que te muestran cuánto te cuesta usar el plástico y por ende, cuál debes de utilizar para no comprometer tus finanzas personales.

En términos sencillos, se trata de calculadoras donde a partir de operaciones matemáticas, se muestra, por ejemplo, cuánto te cuesta en un año una tarjeta de crédito de un banco con ciertas características, y con dicha información, la compares con otra institución hasta encontrar la que mejor se adapte a tus necesidades.

¿Quién hace los comparadores de tarjetas?

Tradicionalmente, el Banco de México y la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros (Condusef) han puesto a disposición de los clientes de los bancos en el país  varias opciones para comparar las principales tarjetas que existen en el mercado. En su sitio de internet, dichas autoridades han analizado desde los productos más sencillos y a los que puede acceder un usuario hasta tarjetas de alta gama que cobran elevados intereses y que están enfocadas en la población que cuenta con cuantiosos ingresos.

Así, tanto el Banco de México como la Condusef han revisado desde las denominadas tarjetas clásicas, usadas principalmente por personas que comienzan su vida laboral o tienen un salario bajo hasta los plásticos oro y platino, las cuales tienen un costo elevado ya que ofrecen muchos servicios a sus clientes más allá de la línea de una línea de crédito.

¿Qué factores se analizan?

Al momento de revisar cada tarjeta, las autoridades revisan como factores principales la cantidad de dinero a la que puede acceder un usuario con la tarjeta de crédito, la tasa de interés que le cobra el banco, anualidades, las comisiones por su uso, servicios adicionales, entre otros, para determinar el denominado Costo Anual Total, mejor conocido como CAT, indicador que muestra cuánto deberá pagar en un año un cliente con tarjeta de crédito por tener dicho servicio.

De hecho, no solamente las autoridades mexicanas ofrecen estos comparadores. Los mismos bancos han desarrollado sus propias calculadoras sobre el costo real de sus productos, como una herramienta para que sus clientes conozcan el detalle de sus costos y puedan analizarlo versus otras opciones de su competencia.

Comparar, la clave de un buen crédito

Como lo harías en cualquier compra, la mejor manera de obtener el mejor producto o precio de un servicio o mercancía, es confrontar las cualidades y defectos de una tarjeta de crédito de un banco contra otro. En ese sentido, las herramientas elaboradas tanto por las instituciones financieras mexicanas son una buena alternativa; de lo contrario deberás sacar la calculadora y hacer varias operaciones para determinar el CAT de una tarjeta.

 

¿Cómo salir de deudas?

 

A la par, debes ser muy cuidadoso sobre tu capacidad de pago. En el papel puede verse muy bien un plástico que ofrezca una gran cantidad en línea de crédito; sin embargo, es muy probable que tenga una elevada tasa de interés, anualidades o comisiones muy altas que te compliquen pagar mensualmente, lo cual te provocará un serio problema en las finanzas personales.

En ese sentido, si has comenzado a tener problemas con el cumplimiento de tus deudas, una reparadora de crédito puede ayudarte a encontrar una solución adecuada a tus necesidades. 

 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *