Si estás empezando tu vida laboral y tienes interés por contratar algún tipo de financiamiento o incluso analizas comprar un coche, es importante que conozcas el tipo de deuda que existe y las implicaciones que tienen en tus finanzas.

Solicitar un préstamo, o tener deudas, puede ayudarte a mejorar tu nivel de vida, con lo que se rompe el mito de que se trata de “algo malo”. 

Se debe considerar que, las deudas manejadas de forma correcta son un buen instrumento para adquirir bienes que pagar de contado resulta prácticamente imposible.

¿Qué tipo de deudas existen?

Incluso si ya tienes experiencia en el mundo de los pagos y préstamos, vale la pena que hagas la diferencia sobre los distintos productos que ofrece el sector financiero. No es lo mismo una tarjeta de crédito que contratar una hipoteca para pagar una casa. Así, las deudas se clasifican en garantizadas y no garantizadas. A continuación explicamos en qué consiste cada una. 

Las deudas no garantizadas

Se trata de préstamos que si se dejan de pagar por parte del cliente, el banco o institución financiera no tiene una garantía para cobrarse directamente el préstamo. Te damos ejemplos de los productos más comunes:

Tarjetas de crédito

Son el producto más común entre la población y ofrecen la posibilidad de adquirir algún bien o servicio de alto valor pero pagando una mensualidad. En muchos casos el costo de este crédito ya está incluído en el precio final o se pueden utilizar también a meses sin intereses, con lo que la tarjeta de crédito se vuelve simplemente un medio de pago sin que implique un costo adicional, a excepción de aquellas donde se paga una comisión y anualidades.

Préstamos personales

Regularmente son adelantos que hacen los bancos del sueldo de alguno de sus clientes y son utilizados principalmente para atender una emergencia o imprevisto. En este caso el banco tampoco tiene una garantía directa de cobro, pero si se dejan de pagar, se acumulan intereses sobre el costo original que en caso de no atenderse pueden elevar la deuda a miles de pesos.

Si tienes problemas para pagar este tipo de créditos, existen empresas especializadas que pueden ayudarte a pagar tus deudas y sanear tus finanzas. 

Entérate ¿Cómo negociar una deuda? 

Deudas garantizadas

Podríamos calificarlas como deudas más sofisticadas. Aquí, el banco o empresa que las otorga se puede cobrar directamente con la propiedad o bien que se adquirió con el préstamo que le hizo al cliente.

Hipotecas

Sin duda, una de las deudas más importantes en la vida de un persona. Adquirir una casa representa, en muchos casos, la creación del patrimonio más valioso, con lo que tener problemas de pago en una deuda de este tipo puede representar un fuerte golpe para la economía personal o familiar.

De presentarse atrasos importantes en las mensualidades de una hipoteca o si se deja de pagar, abre la posibilidad a una demanda para el embargo directo de la propiedad, ya sea una casa, departamento, entre otras.

Te recomendamos: negociar deudas es posible. 

Crédito automotriz

Es un caso muy similar a la hipoteca, si bien es accesible y actualmente es ofrecido además de los bancos por las mismas empresas automotrices, se trata de una oportunidad para adquirir un coche de forma rápida, con un pago inicial conocido como “enganche”. Toma en cuenta Dejar de pagarlo implica que el banco o la empresa que proporcionó el crédito tome posesión directa de la unidad. 
Si se analiza, ambos tipos de deudas no pueden calificarse de positivas o negativas o mejores y peores. Depende del momento de la vida en que son adquiridas, pero sobre todo, del buen desempeño que se tenga en su pago. En caso de que tengas problemas para cumplir correctamente con tus pagos, hay especialistas que te ofrecen esquemas para corregir un mal comportamiento en el manejo de tus finanzas.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *