Mucha gente se pregunta: ¿Cómo puedo negociar una deuda con Coppel? Esa interrogante se da sobre todo en aquellas personas que ya no pueden hacer frente a los pagos derivados de algún crédito solicitado con esta institución, pero que buscan salidas para liquidar el tema. 

 

En primera instancia, es importante decir que si ya no puedes pagar, ignorar el tema no es la solución. En este tipo de casos, lo mejor que se puede hacer es mostrar voluntad de pago, esto al acercarse con la institución y exponer la problemática.

 

Uno de los errores más comunes que cometen los clientes de Coppel que ya no pueden pagar algún crédito es voltear la mirada y hacer como si el compromiso financiero no existiera. Sin embargo, este es un grave error, pues representa no sólo cerrarse las puertas ante la institución, sino también generar un mal historial crediticio. 

 

Pero, regresemos al eje central de este texto. Para negociar una deuda con Coppel no existen secretos. Lo importante es que si una persona detecta que ya no es posible seguir pagando, lo mejor es buscar la interlocución con el acreedor para definir alternativas de pago. 

 

Al acercarse con el acreedor, en este caso Coppel, la institución puede evaluar el caso y ofrecer quitas, o una reestructura para determinar nuevos montos de pago que se adapten a la situación. 

 

Toma en cuenta que las instituciones siempre priorizarán la mediación para llegar a acuerdos. Por lo que, si muestras esta intención de pago, podrían tomar en cuenta el gesto para buscar alternativas. 

 

¿Qué opciones existen para negociar y salir de una deuda con Coppel?

Como se citó líneas arriba, si ya no es posible hacer frente a una deuda con Coppel, lo mejor es acercarse con la institución. Entablar un canal de comunicación permitirá encontrar nuevos esquemas o maneras para que se pueda liquidar el saldo. 

 

Es importante decir que para Coppel, cada caso en donde se ha dejado de pagar es único. Bajo esa premisa, la institución podría evaluar a cada persona y sobre eso definir qué tipo de convenio se puede aplicar para pagar la deuda.

 

Entre otras cosas, se podría definir un nuevo modelo en donde el pago mensual se reduzca, aunque existe la posibilidad que esto implique el pago de mayor interés.

 

Sin embargo, independientemente del acuerdo que se pueda lograr con Coppel, lo importante será hacer una reestructura de las finanzas personales y definir una planeación eficaz sobre la manera en que se efectúa el gasto. Poco servirá que se llegue a un acuerdo, sino se toma el control en este rubro, pues a la larga se corre el riesgo de caer nuevamente en una situación donde las obligaciones ahoguen al final de mes.

 

Por ello, para saldar una deuda con Coppel o con cualquier otra institución, lo importante será tener plena conciencia de nuestros ingresos y gastos. Sobre eso, realizar una planeación, para concretar ajustes al presupuesto que permitan generar ahorros y contar con el recurso suficiente para encarar la obligación.



Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *