QueEsUnaQuita

¿Qué es una quita? ¿Es buena o mala?

Equipo Editorial Fincompara

Equipo Editorial Fincompara

Seguramente en más de una ocasión habrás escuchado sobre una quita de deuda y realmente no sabes a que se refieren exactamente. 

 

Si ese es tu caso, no te preocupes, aquí te explicaremos a detalle para que la próxima vez que oigas en término sepas qué está pasando.  

 

Lo primero que debes saber es la explicación formal: 

 

Una quita es a grandes rasgos una condonación parcial de una deuda, de modo que la persona que pidió el préstamo pueda hacer frente a su obligación.   

 

Lo anterior es una práctica común de las instituciones financieras con aquellos clientes que por algún motivo dejaron de pagar su deuda.

 

Toma en cuenta que al banco no le interesa entrar en un conflicto legal por el adeudo, de modo que buscará una serie de alternativas para facilitarte el pago, aunque un camino sea rebajar lo que le debes.  

 

¿Es buena una quita? 

Debes ser consciente que toda acción implica una reacción. Por lo tanto, una quita, o condonación, traerá consecuencias. 

 

Tal vez de manera inmediata lo veas como un alivio, pues no sólo te habrás librado de una deuda, sino que además pagaste menos de lo que debías. 

 

Es decir, en tu reporte de Buró de Crédito quedará una marca, que será interpretada por los bancos de manera negativa. Lo mismo sucede cuando no pagas. 

 

Al verla, ellos sabrán que eres una persona que se atrasó en sus pagos, y no sólo eso, sino que pagó menos de lo se acordó por el préstamo.  

 

Esa mancha puede repercutir de manera negativa en tu vida, pues si alguna vez vuelves a necesitar un crédito, no será fácil que un banco te lo conceda, debido a que tienes el antecedente de no cumplir con tus pagos. 

 

¿Qué hago si ya no puedo pagar?

Debemos dejar claro que una quita no es malo, pero lo ideal es que la contemples como tu última opción. 

 

Lo primero que debes tener claro al momento de pedir un préstamo es que vas a tener el dinero suficiente para cubrir las cuotas semanales, quincenales o mensuales. 

 

Recuerda que de eso dependerá la limpieza de tu historial crediticio, es decir, que tu imagen ante las instituciones financieras sea de un buen pagador. 

 

No obstante, sabemos que el futuro es impredecible, y puedes quedar desempleado o bien, tener algún imprevisto como una enfermedad o accidente, lo cual merme tus finanzas. 

 

Si ese llega a ser tu caso te recomendamos que inmediatamente acudas a la institución financiera que te hizo el préstamo y le expongas tu situación.  

 

Seguramente llegarán a un acuerdo que consista en menores parcialidades o un plazo más largo, pues no le interesa que le dejes de pagar. 

 

Si tu situación ya se complicó y has dejado de pagar desde hace tiempo, provocando que tu deuda crezca por los intereses y ahora te es impagable, ten calma, pues aún existen opciones. 

 

La primera es que te acerques a negociar con el banco para encontrar la mejor solución, pero si eso no funciona también te puedes acercar a empresas especializadas como las reparadoras de deuda. 

 

Este tipo de empresas se encargan de negociar con el banco al que le debes y suelen obtener descuentos en el saldo final de hasta 70 por ciento. 

 

No obstante, evita llegar a este punto. Mantén un orden en tus finanzas evitando gastar más de lo que ganas, pues recuerda que una vida financieramente saludable se traduce en una vida plena y sin preocupaciones. 

 

Conoce un poco de lo que compartimos en las redes