Un gestor de cobranza se entiende como la persona encargada de dar seguimiento a la serie de acciones que emprende una institución crediticia para reclamar el pago de una deuda. Este personaje es quien tiene la misión de ponerse en contacto con el acreditado y buscar soluciones ante escenarios donde no ha cumplido a tiempo con sus obligaciones.

 

Los gestores de cobranza pueden formar parte de la misma institución que otorga el crédito o, en su caso, ser integrantes de algún despacho. Sin embargo, su objetivo es lograr el pago de una deuda y hacen aparición desde el primer día que se considera que una cuenta cayó en mora.  

 

La figura del gestor de cobranza puede verse como la de un intermediario. Y es que, este personaje buscará entablar un puente de comunicación con las personas que han caído en impago, en aras de poner sobre la mesa alternativas para regularizar la situación.

 

Para realizar su trabajo, los gestores de cobranza deben cumplir con ciertos protocolos, todos alineados a buenas prácticas. Principalmente, deben actuar apegados a un estricto marco de respeto para con el cliente.

 Te recomendamos: ¿Qué es cobranza

¿Qué sí puede hacer un gestor de cobranza?

 

En términos simples, lo que realizan los gestores de cobranza se conoce como proceso de cobranza extrajudicial. Esto se define como una serie de acciones que emprende la institución crediticia para recuperar un crédito y evitar que el conflicto escale a un tema judicial, donde se involucre una demanda.

 

En este marco, es legal que las empresas de financiamiento emprendan este tipo de soluciones para buscar el pago de algún crédito. No obstante, algunos gestores de cobranza caen en malas prácticas, lo que genera mitos sobre qué pueden hacer y qué no pueden hacer este tipo de actores.

 

Un gestor de cobranza está obligado a actuar dentro del marco permitido por la legislación. Y dentro de este contexto, queda prohibido utilizar las amenazas o la intimidación para tratar de cobrar una deuda. También, es ilegal que traten de hacerse pasar por instituciones públicas, e incluso, mandar documentos que aparenten ser judiciales, con los que buscan amedrentar en temas como el embargo.

 

Por lo general, la amenaza de embargo es una de las malas prácticas más observadas por este tipo de actores. No obstante, hacer estos constituye un delito que puede ser castigado con prisión

Es importante señalar que los despachos no tienen la facultad ni de iniciar un proceso de embargo ni de notificarlos. El embargo es un mecanismo al que pueden recurrir los acreedores para exigir el pago de un adeudo. Pero, éste es resultado de una resolución judicial, por lo que antes se deberá presentarse una demanda por parte de la institución que otorgó el financiamiento.

 

En esa lógica, sólo un juzgado tiene la facultad de notificar un embargo. Por lo que si un despacho amenaza con realizar un embargo, está cayendo en un delito.

 

Cobranza ilegal

 

Es importante tomar en cuenta que para que el proceso de cobranza sea legal, los gestores deben respetar en todo momento al acreditado. En esa lógica, deben quedar de lado los malos tratos y las ofensas, lo que incluye el hostigamiento telefónico.

 

Cabe destacar que si bien los gestores y despachos de cobranza no tienen la facultad de notificar la existencia de embargo, sí pueden, de acuerdo con el Código Penal, que puede consultarse en diputados.gob.mx, “informar sobre las consecuencias posibles y jurídicamente válidas del impago o la capacidad de iniciar acciones legales en contra del deudor, aval, obligado solidario o cualquier tercero relacionado a éstos cuando éstas sean jurídicamente posibles”.

 

Es importante que los acreditados identifiquen las malas prácticas, pues realizar esto lleva a un proceso de Cobranza Extrajudicial Ilegal, la cual la ley la define como:

 

“El uso de la violencia o la intimidación ilícitos, ya sea personalmente o a través de cualquier medio, para requerir el pago de una deuda derivada de actividades reguladas en leyes federales, incluyendo créditos o financiamientos que hayan sido otorgados originalmente por personas dedicadas habitual y profesionalmente a esta actividad, con independencia del tenedor de los derechos de cobro al momento de llevar a cabo la cobranza”.

 

La Consudef.gob.mx ha lanzado el Registro de Despachos de Cobranza (REDECO). A través de esta plataforma, el organismo ofrece información y asesoría, y permite establecer quejas ante las malas prácticas de cobro.

Te puede interesar: ¡Todo lo que debes saber sobre cobranza

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *