Si un cobrador de deudas le presenta una demanda, hay que responder. Se puede realizar a través de un abogado, pero hay que hacerlo, pues implica que un juez ya está al tanto del adeudo y hay alguien que quiere recuperar su dinero.

El acreedor puede ser una persona o una institución financiera. Eso no significa que el deudor será castigado con cárcel. Eso sería imposible, toda vez que los adeudos son competencia de los ordenamientos mercantiles y no penales.

Al tratarse de deudas de carácter civil —incluidas tarjetas de crédito, créditos personales o hipotecarios— la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos prevé que “nadie puede ser aprisionado por deudas de carácter puramente civil”, consultado en diputados.gob.mx .

Las consecuencias del adeudo implican que se afecte el historial crediticio del deudor, ya que desde que comiencen los retrasos en los pagos, las entidades financieras están en todo su derecho de reportarlo al Buró de Crédito. No hay nada qué temer. Lo importante es estar informado sobre cuáles son las alternativas que tiene como deudor de la banca.

¿Deudor, yo?

La falta de pago normalmente está asociada a una causa de fuerza mayor, como la quiebra financiera, alguna enfermedad, el desempleo o la mala administración del dinero. En esos casos, los deudores normalmente necesita que alguien les eche una mano para entender cómo funciona el sistema financiero y cómo salir de esa mala racha, a través del ahorro.

Muchos deudores moroso incluso caen al Buró por haber pensado que con solo pagar los mínimos de sus tarjetas era suficiente. La peor manera de usar el crédito es precisamente pensar que es dinero propio y solo dar pequeños abonos mensuales. Esos pequeños pagos solo cubren los intereses y las comisiones, lo que significa que el adeudo inicial no se liquida e incluso puede crecer hasta que sea impagable. Es decir, los deudores que caen en impago también son aquellos que desconocen cómo funciona el sistema crediticio y cuando llegan a una “situación límite” también ignoran cuáles son los mecanismos para reestructurar sus adeudos y terminan con una mancha negativa en su historial.

Normalmente las dudas sobre las posibles demandas por adeudar dinero surgen cuando los despachos de cobranza comienzan a llamar a los deudores. Lo primero que debe de saber es que cuando una institución financiera vendió su cartera vencida, es cuando aparecerán los cobradores y las llamadas para usar el argumento de una eventual demanda como una herramienta de presión para que pague.

La deuda que quita el sueño

Cuando carecemos de información, cualquiera puede lograr intimidarnos. Hasta el punto de quitarnos el sueño. Si usted ya está en una situación de este tipo, no permita que lo asusten. La recomendación es que se acerque a asesores especializados que le expliquen con exactitud cuál es su situación y cuáles sus alternativas. En ese sentido, las reparadoras de deuda se han convertido en aliados importantes para aquellas personas que quieren mejorar su calificación frente al Buró de Crédito.

Los honorarios de las reparadoras de deuda incluirán la asesoría especializadas, así como el diseño de un plan de ahorro que le ayudará a liquidar sus compromisos. Y, lo más importante, le ayudarán a recuperar su tranquilidad.
Puede dormir tranquilo pensando que aunque sí pueden demandarlo por un adeudo, eso no significa que caerá en la cárcel y perderá sus bienes. Significa que tiene la posibilidad de negociar con su acreedor en qué términos puede llegar a liquidar lo que le debe.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *