La consolidación de adeudos es una opción que se tiene en el mercado financiero mexicano para poder hacer frente, de acuerdo a nuestras posibilidades, a los compromisos que tenemos por haber adquirido varios préstamos; sin embargo, es necesario conocer los beneficios y las desventajas de consolidar deudas, antes de decidir si es la mejor opción para nosotros y pasar el bache en el que nos encontramos.

Tener varias deudas a la vez puede ser un verdadero dolor de cabeza para liquidarlas, no sólo por lo complicado que se vuelve tanto para programar fechas de pago como para memorizar el monto exacto que debemos de abonar a cada una y, lo más importante, para reunir la liquidez necesaria para cumplir con dichos compromisos.

En este panorama, uno de las opciones para poder unificar todas nuestras deudas es la consolidación de las mismas, mediante un préstamo que nos puede ofrecer una institución financiera, el cual se usa para el pago de los adeudos quedando uno solo por liquidar.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, realizada por la CNBV.gob.mx,  24.6 millones de adultos cuentan con crédito formal y los principales productos de crédito son las tarjetas departamentales así como las bancarias.

Con estos datos podemos deducir que las deudas por tarjetas departamentales o de crédito bancarias pueden ser las más comunes entre los mexicanos y por lo tanto, pueden son las que más se buscan liquidar vía la consolidación.

Quizá te interese: Prestamos para reunificar deudas en México. 

¿Qué es consolidar? 

Consolidar tus deudas significa combinar todas tus deudas en un solo préstamo a una tasa de interés más baja o por un plazo mayor de tiempo para que sea  posible liquidarlas. Cuando se tienen muchos compromisos financieros con instituciones distintas, resulta difícil organizar las fechas de pago y mantenerse al día.

Así que para las personas que no son muy organizadas, consolidar sus adeudos en uno solo puede resultar una alternativa adecuada para, por lo menos, no atrasarse en los pagos porque se olvidó la fecha de corte.

Para saber si conviene un préstamo de consolidación de deudas, es necesario analizar la situación financiera de cada deudor y considerar las ventajas y desventajas que esta opción represente.

Aquí algunos ejemplos de las ventajas de consolidar:

  • Reducción de gastos mensuales. Al consolidar todas las deudas en un solo pago, el pago mínimo mensual de esta nueva deuda será menor que la suma de todos los pagos mínimos mensuales de tus deudas antiguas.
  • Administrar solo una deuda. Esto puede simplificar el manejo de las finanzas personales.

Acá las posibles desventajas:

  • Aplazar la fecha de liquidación del adeudo. Al unir todas tus deudas en una sola, el préstamo será por una cantidad lo suficientemente alta para alargar el tiempo que tomará pagarlo.
  • Tasa de interés más alta. Eso puede ocurrir, especialmente por el monto y por el padrón de pago que haya mostrado el deudor en el pasado, por lo que investigar cuál será la nueva tasa de interés con el préstamo de consolidación será fundamental antes de tomar la decisión de hacerlo.

No pagar tarjetas de crédito consecuencias

Las consecuencias de no pagar las tarjetas de crédito son incontables. Desde problemas de salud por el estrés que provoca el deber dinero hasta tener un registro negativo en el Buró de Crédito que impida gestionar nuevos préstamos en el futuro.

Acá enlistamos algunas consecuencias que se pueden convertir en verdaderos dolores de cabeza:

 

  1. Suspensión de la tarjeta. Quizá esta es la más bochornosa. Llegar a un establecimiento y que digan: “Tarjeta rechazada”.  
  2. Más intereses. Las instituciones financieras deben respaldarse ante el riesgo de un “mal pagador”, es por ello que si existe un historial de pagos atrasados, el cálculo de los intereses al contratar nuevos créditos podría elevarse.
  3. Cobranza telefónica. Los despachos de cobranza hacen su chamba. Y aunque es posible reportar malas prácticas, aún existen los que realizan llamadas intimidatorias para demandar el pago.

Marca negativa en el Buró de Crédito. Estar en una situación de impago con una marca negativa en Buró es la consecuencia más negativa, pues eso impide gestionar nuevos préstamos, en tanto no se cubran los adeudos pasados o se llegue a una negociación de “quita” con los acreedores.

Es bueno tener deudas

Los expertos en finanzas personales explican que la deuda puede ser buena o malo. Esto depende de en qué se destine el dinero que se ha pedido prestado. Si el dinero se usa para bienes perecederos, sin duda será deuda mala, porque ese gasto no representará una inversión.

En cambio, la deuda “buena” es aquella que genera beneficios en la vida financiera, personal y profesional. Acá algunos ejemplos de este tipo de endeudamientos que rendirán frutos en el futuro:

  • Pagar una maestría o un curso que contribuirá a obtener un mejor empleo y por lo tanto un mejor ingreso.
  • La compra de un auto que te permita ser más productivo y amortizará su costo con el tiempo. Es decir, que por tener un sistema de movilidad más cómodo se traduzca en oportunidades de negocio y por lo tanto en mejor ingreso.
  • Invertir en un negocio. Haciendo los planes previos y siguiendo las estrategias adecuadas para que realmente se convierta en una fuente de nuevo ingreso.
  • La hipoteca de una casa. Tener un lugar propio para vivir, será siempre una buena inversión, especialmente si el nivel de ingreso permite realizar los pagos oportunamente.

 Desventajas de tarjeta de débito

Si buscas en un diccionario, te sorprenderá encontrar que “débito” significa “deuda”. Eso podría generar tal confusión que la Real Academia de la Lengua Española tiene un apartado especial para “tarjeta de crédito” que consigna lo siguiente: “Instrumento de pago, emitido por un proveedor de servicios de pago, cuyo uso implica la disposición inmediata del saldo existente en la cuenta de pago asociada a la tarjeta”.

La principal desventaja de una tarjeta de débito es que se trata de dinero que no regresa, por lo que si la usamos para montos importantes, entonces perdemos liquidez y se reduce nuestro ahorro. Es recomendable para pagar los gastos diarios como gasolina, despensa e incluso las salidas lúdicas. Así podremos tener mayor control de los gastos corrientes y compararlos con los ingresos.

Acá algunas ocasión en las que es mejor no usar débito:

  • No deben usarse para comprar muebles, viajes o equipo de cómputo, es decir bienes que son útiles en el largo plazo.
  • No se recomienda usarlas para emergencias, especialmente porque no podemos gastar más de lo que tenemos y muchos de esos imprevistos pueden sobrepasar el monto disponible en la cuenta.

Lo más importante hacer un balance sobre la capacidad de pago que tenemos a largo plazo, antes de decidir la cantidad de dinero que se usará de los ahorros y qué monto se financiará con crédito. 

LO BUENO Y LO MALO

A pesar de que la consolidación es un mecanismo que nos puede ayudar a salir del apuro de todas nuestras deudas, éste no siempre nos beneficia, pues a la larga puede resultar otro cabeza más.

Los beneficios de esta opción son:

  • Las deudas se vuelven una sola. Esto quiere decir que en lugar de tener varios compromisos, los cuales se pueden volver un problema su administración, solo se tendría uno acorde a nuestras posibilidades y con mejores condiciones si se sabe elegir bien.
  • Ajuste a tus necesidades. Si la entidad que otorga el préstamo para consolidar tus deudas te ofrece un plan de acuerdo a tus posibilidades de liquidez mensuales, esto te ampliará las posibilidades de cumplir en tiempo y forma para pagar el crédito.
  • Asesoría. Si se acude con las instituciones adecuadas, es posible que el unificar tus deudas se acompañe de un proceso de atención donde se te oriente completamente de los pasos que requieres hacer para obtener un préstamo de esta naturaleza.
  • Luz al final del camino. El consolidar nuestras deudas puede significar salir de los problemas financieros que acumulamos durante cierto tiempo, lo cual nos puede dar tranquilidad en nuestras vidas.

Sin embargo, como toda situación este mecanismo también tiene otro lado, por eso te describimos las desventajas del mismo:

  • Puede salir más caro. Al analizar tu situación y extenderse el plazo de pago del financiamiento, respecto a las deudas que tenías anteriormente, la institución que otorga el préstamo puede ofrecer una tasa más alta, por lo que es importante que preguntes todas las condiciones del mismo y compares si es lo que te conviene.
  • Continuarás como deudor. El que se te otorgue el préstamo para unificar las deudas no significa que tu estatus cambie, al contrario, si se alarga el tiempo para liquidar el adeudo esto se refleja en tu historial crediticio.
  •  El riesgo de no salir del círculo de endeudamiento. Como cualquier préstamo, si no se liquida en tiempo y forma el crédito que se adquiere para consolidar tus deudas, entonces no será un mecanismo provechoso para terminar con este cúmulo de problemas provocados por los adeudos.

Asimismo, hay que desconfiar de aquellas instituciones que prometen soluciones mágicas, lo cual puede ser un fraude. Para asegurarse que la entidad financiera que ofrece el mecanismo de consolidación es de fiar, se puede investigar en la Condusef.gob.mx  si es una organización regulada y supervisada por las autoridades financieras.

Te recomendamos: Préstamo para reunificar deudas en México. 

Ayuda para liquidar deudas 

Hay que identificar las razones por las que se perdió la liquidez. Desde un mal manejo de las finanzas personales o por la pérdida de empleo. Tener claridad sobre cuál es la capacidad de ingreso y ahorro permite pensar en la mejor alternativa para salir de deudas, sin necesidad de adquirir un nuevo crédito que podría empeorar la situación.

Los especialistas como la comparadora de servicios financieros Coru.com,  recomiendan que al retrasarse en los pagos de adeudos o ante una emergencia económica que no se puede pagar, esto es lo que se puede hacer:

  • Notifica a tu acreedor. En cuanto identifiques que no podrás cubrir un adeudo, abono o pago, hay que contactar al banco o institución financiera para  hacerle saber la situación. Esto abre la posibilidad de un acuerdo para reestructurar el crédito y pagarlo en un tiempo mayor con cantidades menores. Alargar el plazo aumentará los intereses y la cantidad final a pagar, pero es una alternativa para mantener un historial crediticio positivo.
  • Evita contratar un nuevo crédito. Adquirir otro compromiso financiero para saldar uno previo, solo agravará el problema y provocará que la deuda original se vuelva más grande. Es una solución momentánea, pero perjudicial a largo plazo.
  • Reduce tus gastos. Planificar los gastos y eliminar aquellos superficiales —“apretarse el cinturón”—, es una medida que permite destinar más dinero al pago de la deuda y terminar de pagarla en el menor tiempo posible.
  • Cambiar de institución acreedora. Con asesoría especializada es posible encontrar otra opción para trasladar la deuda con un banco distinto y pagar en mejores condiciones (tasa de interés, plazo y montos de pago, cantidad final a pagar).

Cuando los intereses provocan que las deudas sean impagables, lo mejor será recurrir con los especialistas, sobretodo antes de que pierdas liquidez. Cuando ya es muy tarde para consolidar una deuda y ya estás en Buró de Crédito con una calificación negativa, entonces puedes recurrir a una reparadora de deuda.

 

 

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *