Préstamos para pagar deudas

Préstamos para pagar deudas

Equipo Editorial Fincompara

Equipo Editorial Fincompara

Un error muy frecuente entre los deudores es pedir nuevos préstamos para pagar deudas  que no han podido liquidar. Es una equivocación porque no se resuelve el problema de fondo que implica tener un buen manejo de las finanzas personales para evitar caer en situación de insolvencia y por tanto de impago.  

Si usted ya es moroso y está buscando alternativas para pagar compromisos financieros añejos no liquidados, antes de tomar decisiones precipitadas y solicitar nuevos créditos “urgentes” para cubrir los montos mínimos de un compromiso financiero previo, piense que esa decisión podría provocarle un problema mayor.

También podemos necesitar un préstamo urgente ante una emergencia familiar o ante una situación de desempleo. Sin embargo, antes de lanzarse a endeudarse nuevamente, lo mejor será tomar unos minutos para entender cómo funciona el sistema financiero. Es importante que además entienda cómo operan los diversos instrumentos de financiamiento o crédito que existen en el mercado, sólo así podrá tomar la mejor decisión sobre cuál es la opción que más le conviene. 

¿Tipos de crédito?

Las alternativas para solicitar préstamos dependen de los bienes o servicios que se van a adquirir con el financiamiento. Los más comunes son:

  • Bancos. El mejor es el que ofrece la tasa de interés más baja, pero también debe considerar otros factores como el cobro de comisiones, los plazos otorgados para pagar y saber si no existen condiciones que generen costos adicionales.Tener claridad sobre la situación financiera personal, tanto del nivel de ingresos como de los gastos, es básico para elegir la opción crediticia que mejor se acomode a tus necesidades. 
  • Crédito vía nómina. Los montos a financiar con este tipo de préstamo se calculan en función de la antigüedad en el trabajo y el sueldo. Este tipo de financiamiento permite liquidez inmediata, ya que el dinero se recibe en un plazo corto y los pagos se descuentan automáticamente, por lo que la posibilidad de retrasarse se reduce. Las desventajas son que el uso inadecuado del crédito puede llevar a situaciones de sobreendeudamiento. Esto sumado a que las comisiones y los intereses que cobran las instituciones por este tipo de crédito derivan en el encarecimiento del monto solicitado.
  • Crédito garantizado. Es un instrumento que permite iniciar o reparar tu historial crediticio. Funciona de forma segura para la institución que la emite, ya que primero debes hacer un depósito que será el que establezca tu línea de crédito. De hecho, es un producto diseñado para aquellas personas que apenas empiezan con su vida financiera dentro de las instituciones bancarias, pero también pueden funcionar para aquellas cuyo historial es negativo. 
  • Préstamo avalado por terceros. Un aval es aquella persona que responderá por la deuda de otro. Esto significa que ante las autoridades aparecerá como corresponsable del compromiso financiero que alguien más no pueda cumplir. Esto significa que la firma del aval respalda con sus propiedades el crédito solicitado para otra persona, incluso corriendo el riesgo de que sean embargadas, en caso de que el moroso vuelva a incumplir con su compromiso. 
  • Casas de empeño. Otorgan entre 40% y 60% del valor que tiene en el mercado el producto usado que se va a dejar en prenda. Como cualquier otro servicio disponible en el mercado, se puede consultar entre distintas casas cuál ofrece el mejor precio para empeñar. Dado que el objeto queda en resguardo de la casa, en tanto se salda el monto total del préstamo, habrá que considerar que existe una comisión por “conservación”. En cuanto a los intereses, éstos son más bajos de los que se generan en una entidad financiera tradicional. Además se calculan de acuerdo al monto prestado y al plazo determinado para pagarlo. 
  • Préstamos virtuales. Algunas compañías ofrecen un monto pequeño a un plazo corto, quizá 15 días, ya que si eres asalariado, quizá solo debes esperar el día de pago para saldar el adeudo. La principal ventaja es la inmediatez y la rapidez para tener liquidez, esto significa que no tienes que trasladarte físicamente a ningún establecimiento. Sin embargo, habrá que ser extremadamente precavido para evitar caer en servicios fraudulentos que puedan provocarte un problema mayor.

Ayuda para los morosos

Si el deudor busca rehabilitarse financieramente y necesita encontrar una solución definitiva a su problema de endeudamiento, quizá es mejor que acuda a una reparadora de crédito que le ayudará a enderezar su camino financiero, en vez de seguir poniendo en riesgo sus finanzas.

Las reparadoras ofrecen una solución real al problema de deuda en tres pasos:

  1. Plantean el ahorro como una alternativa para cubrir el adeudo y ofrecen asesoría sobre cómo lograrlo.
  2. Ofrecen orientación inmediata sobre cómo manejar las llamadas de cobranza. Esas recomendaciones sobre cómo responder a los acreedores es muy útil para quienes ya no pueden dormir por el estrés que les genera no poder pagar su deuda. 
  3. Dan resultados en el corto plazo, pues el plan de ahorro que diseñan para el deudor permite la negociación con los acreedores en tiempos determinados. Si el moroso es disciplinado, logrará la liquidación del adeudo dentro del tiempo que se haya propuesto él mismo.  

Los morosos han encontrado en las reparadoras de crédito una solución a sus problemas financieros. Se trata de instituciones que diseñan planes de ahorro a la medida de los ingresos de sus clientes y eso permite a los deudores hacer abonos regularmente hasta que logran liquidar completamente sus compromisos financieros. Esto sumado a que aprender a hacer un buen manejo de nuestros gastos contribuye a rehabilitar a aquellos que quieren ser sujetos de crédito nuevamente. 

Hay muchas alternativas para comenzar a generar ahorro de manera saludable. Un asesor te puede explicar los pros y los contras de adquirir un nuevo préstamo, pero también te explicará otras alternativas que quizá no habías visto y que pueden ayudarte a salir de deudas sin necesidad de adquirir un nuevo compromiso financiero.

Document

Información de contacto:

Selecciona el tipo de crédito a negociar
*Si tienes mas de uno, elige el más alto

Selecciona el monto total de tu crédito o creéditos:

$0

Conoce un poco de lo que compartimos en las redes