Reestructurar deuda Inbursa

Reestructurar deuda Inbursa

Equipo Editorial Fincompara

Equipo Editorial Fincompara

¿Se puede reestructurar deuda con Inbursa? En teoría toda institución bancaria tendrá la disposición de encontrar una solución para tu caso, siempre y cuando cumplas con ciertos requisitos.

Estamos en el entendido de que el negocio de los bancos es prestar dinero. Así que si ya no puedes pagar tu crédito con Grupo Financiero Inbursa puedes preguntar en la sucursal cómo puedes acordar nuevas condiciones de pago.

Cuando reestructuras, las instituciones crediticias incluso te pueden ofrecer un descuento en el pago siempre y cuando pagues de contado (en caso de que tengas ahorros que te permitan hacer frente de una vez por todas a esa deuda que no quieres arrastrar al año nuevo).

Otra posibilidad es que tu acreedor te ofrezca una reestructuración en la que puedas disminuir las mensualidades, a cambio de extender el plazo y aumentar la tasa de interés.

¿Inbursa apoya a los morosos?

A partir de la pandemia por Covid-19, la mayoría de las instituciones crediticias instrumentaron opciones más flexibles para liquidar adeudos. 

Sin embargo, deber dinero a una institución crediticia significa que utilizaste dinero que no era tuyo. Aunque modifiques las condiciones de pago a las que te comprometiste originalmente, el hecho real es que debes de pagar.

A partir de que dejes de pagar el dinero que te prestaron, Inbursa y cualquier otro banco comenzarán a aplicar intereses moratorios. Se trata de un porcentaje superior a la tasa de interés que está ligada a tu crédito.

La razón es que las instituciones crediticias están perdiendo dinero cuando tú no pagas a cabalidad tu compromiso, así que cobrarán este monto adicional que se suma a tu deuda inicial, por lo que tu adeudo crecerá. 

Eso puede convertirse en una bola de nieve. Y aunque pagues los montos mínimos, sentirás que tu deuda es eterna. No es así. Debes acudir al banco y debes reestructurar tus condiciones de pago. 

Escenarios para reestructurar deuda

  • Escenario 1. No has dejado de pagar los mínimos, pero sabes que has logrado abonar al capital y pronto tu adeudo será inmanejable. 

Cuando ya no puedes sostener las condiciones originales a las que te habías comprometido para pagar, entonces puedes acudir a la institución crediticia y llegar a un nuevo acuerdo de pago. El acreedor te ofrecerá los mecanismos con los que cuenta para que puedas saldar tu compromiso.

  • Escenario 2. Dejaste de pagar, pero no han pasado más de tres meses. entonces acude a la institución crediticia y revisa los productos financieros con los que cuentan para que puedas realizar el pago.
  • Escenario 3. Ya pasaron varios meses del impago y estás con un registro negativo en Buró de Crédito. 

Busca negociar la liquidación con mecanismo financiero denominado quita. Este tipo de acuerdo consiste en firmar un acuerdo con el acreedor para pagar un porcentaje del adeudo, por lo que el prestamista renuncia al resto del capital que en su momento prestó.

¿Cómo pido ayuda?

Cuando te decidiste a pagar, la recomendación es acudir con los expertos en reparación de crédito.

Así que si ya estás en el Buró de Crédito, acudir a una reparadora te facilitará el obtener una buena negociación con tus acreedores para que pagues menos. 

Tener un mal historial crediticio no es pecado mortal, porque también puedes decidirte a rehabilitarte como deudor y aprender a manejar mejor tus finanzas personales.

Cuando la capacidad de pago está comprometida existen opciones como reestructurar o consolidar tu deuda, pero acudir con una reparadora de crédito te ayuda a entender cómo funcionan las instituciones financieras.

Esta ayuda te facilitará identificar tu capacidad de ahorro. Esta disciplina financiera es la vía más saludable para pagar y rehabilitarte como sujeto de crédito. 

¿Qué es reparar una deuda?

Hay muchas alternativas para comenzar a generar ahorro de manera saludable. Un asesor puede mostrarte alternativas que no habías visto para ahorrar y saldar deudas. 

Es por ello que las reparadoras de deuda ofrecen un programa de pago de deudas en tres pasos:

  1. Plantean el ahorro como una alternativa para cubrir el adeudo y ofrecen asesoría sobre cómo lograrlo.
  2. Brindan asesoría inmediata sobre cómo manejar las llamadas de cobranza. Esa orientación sobre cómo responder a los acreedores es información de uso inmediato.
  3. Dan resultados en el corto plazo, pues el plan de ahorro que diseñan para el deudor permite la negociación con los acreedores en tiempos determinados. Si el moroso es disciplinado, logrará la liquidación del adeudo dentro del tiempo que se haya propuesto él mismo.  

Los deudores han encontrado en las reparadoras de crédito una solución a sus problemas financieros.

Se trata de instituciones que diseñan planes de ahorro a la medida de los ingresos de sus clientes que les permiten hacer abonos a sus adeudos hasta liquidarlos. 

Esto sumado a que aprender a hacer un buen manejo de nuestros gastos contribuye a rehabilitar a aquellos que quieren ser sujetos de crédito nuevamente. 

Document

Información de contacto:

Selecciona el tipo de crédito a negociar
*Si tienes mas de uno, elige el más alto

Selecciona el monto total de tu crédito o creéditos:

$0

Conoce un poco de lo que compartimos en las redes